Fin de semana de películas

Puede que el mal humor que provoca este calor del demonio haya hecho que no me gustaran las películas que vi este fin de semana, pero aquí van de todas formas. Uff.

Parto por decir que a los 15 años me hicieron leer Hamlet en el Liceo. Lo amé profundamente desde la página uno. De ahí, mi amor por Shakespeare creció a niveles ridículos en los que le rogué por plata a toda mi familia para poder comprarme las Obras Completas (un libro tipo Biblia, hermoso) que encontré en una feria del libro usado y que DEBIA SER MIO. Yo, sin ni un maldito peso, recurrí a cobrar regalos de cumpleaños, navidad, santo y graduación para poder comprarme el libro. Y lo logré. Soy seca.

No conocía esta ‘corriente de pensamiento’ que lleva hartos años en Inglaterra produciendo ensayos, libros, obras y -ahora- películas, en las que gente conocida y otras no tanto aseguran que Shakespeare nunca existió y que en realidad se trata de un grupo de escritores de la época que trabajaron colectivamente o que simplemente se trató de una cortina de humo para proteger a un Conde u otro Sir de la corte de la Reina Isabel.

En la película desarrollan esta idea pero también le meten entremedio la pugna por el trono inglés después que se muera Isabel, que ya está viejita y no tiene heredero. Así que es una mezcla entre este Conde que escribe las obras más maravillosas del mundo y de cómo intenta proteger los intereses de su familia/amigos cuando Isabel se muera y llegue el nuevo gobernante.

Pudo ser una muy buena película, considerando las intrigas y demases que suelen aparecer en películas de este estilo (Elizabeth, Los Borgia, Los Tudor y un largo etcétera), pero termina dejando de lado la premisa original sobre Shakespeare y se fija demasiado en lo otro, entonces me da sueño y qué lata. No, en serio, para qué atraer a la gente a ver la película para saber si, como dice el tagline, “Shakespeare fue un fraude o no?” si en realidad en la cinta ni se lo preguntan, lo dan por sentado. Y más encima ponen a Shakespeare como un borracho aprovechador, estúpido y algo tarado. No. (Y eso que Rafe Spall hace de Shakespeare y yo AMO a Rafe Spall. Amar tantas cosas entre este odio me confunde).

Como sea, puedo encontrarles razón en dudar de la autoría singular de todas las obras que llevan el nombre de Shakespeare, considerando que éste no tenía educación, venía de una familia pobre y no hay mención a sus obras en su testamento; pero que lo pongan de imbécil? No. Un uno para la película por eso.

Esta reseña va a ser cortita porque no tengo mucho qué decir sobre esta película. La vi porque sale Patricia Clarkson, a quien adoro (quiero ser igual a ella cuando grande). Es una película bonita, para ver El Cairo en todo su esplendor, sin guerra, sin mucha pobreza, la parte amable de la ciudad.

El personaje de Patricia viaja a El Cairo a visitar a su esposo que trabaja para la embajada gringa ahí, pero la tramitan y por mientras que ella espera, sale a pasear con un tipo que habla inglés pero es egipcio y conversan harto y es todo bonito y lindo y eso.

En serio. Eso.

No vi más películas esta semana porque llegó mi hermano del extranjero y hay que dejarle un tiempito a la familia también, ¿no?

2 comentarios sobre “Fin de semana de películas

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s