No querer a la familia

Sé que suena fuerte pero no es taaaan como dice el título. A todos nos ha pasado. Supongo.

Cuando era chica, escuché muchas veces eso de que la familia no se elige y creo que me costó bastante entender las implicaciones de la frase. Mi familia era mi universo completo porque, aunque tenía compañeras en el colegio a la que quería mucho y algunas amigas también, no era con ellas con quienes compartía más y no hablo de tiempo.

Puedo tener recuerdos muy lindos del liceo y la universidad, incluso; pero las memorias de importancia son todas con la familia, fue ella la que me formó y la que me deformó también.

¿A qué va este preámbulo? A que estoy por fin, y hace un rato, en un momento de paz interna increíble que me permite escribir esto sin miedo ni preocupación. Estoy en un momento en que puedo querer a mi familia después de no haberla querido nada, y llegar a esa conclusión es lo que inspira este post.

A los quince años me rompieron el corazón por primera vez (no fue un chiquillo ah, jaja) pero me lo rompieron tan fuerte que cambié completamente. Ese cambio de actitud llegó unido a demasiadas preguntas y pocas respuestas, a cuestionamientos internos y externos, a querer no sólo un cambio personal sino que general. El problema es que, como uno no elige a la familia, es difícil cambiarla. Es imposible cambiarla y me fue difícil lidiar con eso.

Me caían mal todos. Todos. No soportaba que me cuestionaran todo (si yo ya estaba en modo cuestionamiento, ¿cómo se atrevían a ponerme más presión sobre los hombros?), no aguantaba que me preguntaran cosas, me costaba mucho mantener conversaciones porque encontraba que siempre hablaban de lo mismo y yo ya no quería más  de lo mismo, lo mismo me había hecho sufrir mucho, lo mismo había inspirado mi necesidad de evolución. Y no hablo de convertirme en un X-men (hubiese sido cool), pero escuchar la misma conversación y los mismos comentarios durante 16 años cansa.

Hasta que entendí que la gente en general cambia cuando quiere, como lo estaba haciendo yo; y no era mi lugar pedirle a la gente alrededor mío que dejara de ser como era por mí. En vez de cuestionar tanto, empecé a intentar entender por qué todos eran como eran y aunque no tengo ni media página de estudio de psicología, escuchando y observando fui dándole en el clavo. Empecé a escuchar, algo que antes me había negado a hacer, y empecé a comprender.

No me gusta la palabra tolerancia, la odio; y eso es clave acá porque no es que ahora tolere a mi familia, no; la acepto. Como es. Con sus defectos y virtudes, con sus peleas y gritos, con sus comentarios hirientes y sus chistes bien intencionados. Pasé de no querer a ninguno a extrañarlos a todos si no los veo seguido, me gusta conversar con ellos, que me cuenten de sus vidas y yo contarles de la mía, es refrescante y agradezco el tener la oportunidad de conocerlos y quererlos, no todos tienen esa suerte.

21 comentarios sobre “No querer a la familia

  1. El tema de la familia… Yo parti odiando a mi mamá y amando a mi papá y su familia… Mi abuelas tias y primas eran mi pilar fundamental… Hasta que hace dos años quedo la mansacaga y corte cualquier contacto con la familia paterna (salvo mi abuela, que amo con todo mi ser) y de pasadita a mi papá… Y ahora si bien, le volvi a hablar porque mis problemas no tienen por que crear una amanda sin tata… Ya no es lo mismo…
    Ese tema es el unico que me atormenta, me gustaria irme a otro pais, desaparecer y olvidarme de esa gente que cagó tanto amor… Mas encima, el unico de los hermanos de mi papá a quien seguia viendo y amaba enormemente, se murio el 2010… Maaaal…

    Es mi talon de aquiles…

    Me gusta

    1. Pucha, Maritza, qué pena. Yo quise evitar poner ejemplos de por qué los odiaba porque después me leen y se enojan, jaja. Pero es penca cuando las familias se dividen por discusiones, créeme que lo sé.

      El que lo hagas por la Amanda habla mucho de tu amor por tu hijita. Ella te lo va a agradecer algún día. Cuando sepa hablar. Apúrala po! jaja 🙂 Un abrazote para ti.

      Me gusta

  2. Yo creo que muchos pasamos por ese mismo momento de cuestionarse todo, es increíble cuando uno siente que no encaja para nada, pero yo ya me acostumbré. Los quiero por las cosas buenas y trato de no pensar en lo malo, y cuando me saturan explico calmadamente que mejor cambiemos el tema o mejor nos separemos un rato. Es loco, pero recien a mis 25 años le dije por primera vez a mi papá “te amo”, y no fue una conversación con moco y lagrimas, sino espontáneamente al despedirnos… eso me hizo sentir bien, saber que ya no tengo que obligarme a quererlo…

    Me gusta

  3. Me pasa que yo quiero solo relacionarme con mis papás, mis hermanos y mi abuela materna, pero el resto no me importa en lo más mínimo, sobretodo la familia de mi papá. Él no lo entiende, pero no es que los odie, ni que me hayan hecho algo grave, simplemente no me interesan y cuando algo o alguien no me interesa no me gusta forzar nada, mucho menos tener que verlos por cordialidad, simplemente los anulo, es como si no existieran.

    Por otra parte mi marido no habla con sus papás, de hecho no los conozco, no fueron a nuestro matrimonio, ni a la clínica cuando nació mi hijo, ni siquiera lo conocen y creo que jamás lo harán. Honestamente ni siquiera me da pena que mis hijos no conozcan a esos abuelos, porque si le hicieron daño a mi marido creo que en realidad no se pierden de nada. Sí me relaciono con la hermana de mi marido, quien tampoco se relaciona con sus papás, pero tampoco tanto porque tiende a meterse mucho, lo que mi marido detesta, porque su relación tampoco es la más hermanable.

    Me gusta

    1. Qué heavy eso de tu marido. Gracias por compartir 🙂

      Mi familia es súper chica, por eso siempre fue tema que me cayeran mal, como somos pocos, iba a achicarse aún más el círculo. Siempre soñé con tener un familión, con hartos primos y tíos y perros y gatos. Pero bueno, es lo que me tocó. Jaja.

      Me gusta

  4. Que loco el tema, yo por suerte siempre he tenido una familia super estable y nunca he tenido problemas con mis papás o círculo más cercano, aunque soy mucho más apegada a mi familia materna, que a mi familia paterna, porque ellos viven más lejos y los vemos poco, pero los quiero harto y me gusta estar con ellos también.

    Y hasta hace un par de meses encontraba terrible que alguien no tuviera contacto con alguien de su familia o no los quisiera, aunque obvio que en todas las familias siempre hay alguna oveja negra o el típico tío penca que es cero aporte, haha, como pasa en mi familia, pero de lejitos lo tenía porque como que me daba lo mismo pero le tenía cariño, aunque una de sus dos hijas no la soporto, es tan mosquita muerta que no se, no le creo nada, haha. Y bueno, un día ese tío se portó como el forro con mi abuela pollito, mi mamá le paró los carros, el weón se enojó porque como es fresco y flojo mas encima se ofende el perla y ahí saltó la prima mosquita muerta a atacar a mi mamá defendiendo a su papá sin si quiera saber la historia, y mi madre, tan decente como siempre, en vez de meterse en peleas, imprimió el mail de la primita tierna y se lo mostró a la pollito y los mandaron a todos a la chucha haha.

    No los he vuelto a ver más, porque en verdad nunca tuve mucho contacto con ellos, pero ahora los ODIO y si viera a esa weona te juro que le saco la cresta hahaha. Me tienen prohibido contactarla porque obvio que no quieren más problemas, si a esa gente hay que tenerla de lejos no mas….pero si me la llego a pillar….aunque ella sabe que nunca le tuve buena, yo creo que si me ve en la calle sale corriendo hahaha.

    Me gusta

      1. Haha sii, no pero da lo mismo si no fue drama ni nada, mi familia no es peleadora ni dramática ni nada, no dejan que los agarren para el webeo no mas y si lo hacen next no mas. Por eso chao con esos weones, que no los siento ni si quiera como familia, así que estamos mejor asi, sin tener que fingir que nos caen bien haha.

        Me gusta

  5. Que heavy leer esto después q por casualidades de la vida me he enterado un poco (vamos, que viendo videos en you tube) de la terapia transgeneracional.

    Primero, aclaro que yo soy escéptica por naturaleza, de hecho no creo ni en dios, q nunca he ido al psicólogo porque mis padres no creen en la terapia y ahora que soy independiente, como que no tampoco… pero ver estas conferencias de Enric Corbera y de como los antepasados pesan en nuestras vidas me hace sentido, aunque todavía me hace ruido lo de la física cuántica y los hologramas y todo eso tan científico que él simplifica aprovechando que no mucha gente entiende de eso (yo no cacho nada obvio) pero si me hace sentido que los duelos no hechos, las palabras no dichas, los secretos pesan y quizá eso queda en el subconsciente y se transmite de generación en generacion.

    Yo tengo una familia normalita si la miras por encima, pero si escarbas un poco hay abandonos (mi abuela materna fue abandonada por su marido) muertes tempranas, rechazos, cambios de status económicos fuertes, etc. y creo que todo eso si no se resuelve sanamente (al menos reconociéndolo) puede de manera siempre subconsciente repercutir generaciones mas tarde.

    Bue, no estoy convencida ni mucho menos… pero me parece interesante.

    Por lo pronto a tratar de sanear las relaciones familiares, a comunicarse, que sé que cuesta… y entendiendo quizá se pueda perdonar y así se sana todo. Y un árbol nuevo aparece.

    Me gusta

  6. La familia es un eterno tema en mi vida, de chica lo pasé súper mal, son todos metidos y mentirosos y buenos para ocultar cosas, ahora estoy en plan “Yao Ming” como dice mi pololo y me da lo mismo, evito los conflictos, lo bueno de vivir sola en una ciudad distinta a la de la familia es esto, nadie se mete en mis cosas, cuento lo que quiero y nadie me sapea como hacían en mi infancia (si salía con amigos mi papá y mis hermanos menores se enteraban porque sus conocidos les contaban que me habían visto!!! lo bueno es que siempre fui santurrona =P no había nada que ocultar) ..
    Odiar hoy la encuentro una palabra muy fuerte, no odio a nadie de mi familia, pero hay gente que me es indiferente, prefiero no tener contacto, me cargan esas relaciones forzadas que a mi mamá tanto le gustan, no se porqué no entiende que yo prefiero (y mi hermana también) tener poca familia, pero buena que andar relacionándose con gente que a una no le interesa y que te generan dolores de cabeza .. a mi mamá le encanta forzar las cosas, así es ella y ya no me caliento la cabeza, pero me carga que finjamos ser una familia unida y feliz cuando no lo somos ni lo vamos a ser porque hay muchos que no estamos interesados =/

    Me gusta

  7. Este post me llega en este momento. Ayer tuvé una pelea heavy con mi papá, llegué a mi casa después de un mal día (vivo con él, mi mamá falleció hace 4 años) y él confundió mi pena/sin ganas de hablar, con enojo/no pescar a nadie, y me dolió tanto porque fue un día de mierda y han sido semanas de crisis que pelear con él fue la gota que rebaso el vaso y lo único que pensaba es en que necesitaba a mi mamá, y en cuan sola me siento a veces 😦 Mi familia es muy chica, cuento con muy poca gente en cuanto a la familia, y sentir que los lazos no son tan firmes me da susto. Siempre quisé una familia grande y nunca fue, ya no fue. Creo que estoy en la etapa de aceptación recién, en no esperar grandes cambios, en quererlos como son y sólo enfocarme en lo bueno para agradecer, pero cuando estás pasando por una crisis es dificil.
    Sorry por compartir algo tan personal, pero me desahogue 😛
    Saludos

    Me gusta

    1. creo que algo muy importante es aceptar los sentimientos que uno trae y no forzar a que estos cambien de un día para otro, creo que ayuda mucho aceptar que estas enojada con tu papa por lo que paso, que tu familia no te cae bien del todo y que a veces te sientes sola, es un primer paso para ver que de eso puedes cambiar y que de plano no te toca a ti modificar, pero es un proceso que puede tardar, A mi me resulta terapéutico escribir que es lo que siento, porque puedes reflexionar mejor en que estas mal y que puedes cambiar. Animo!!!!

      Me gusta

      1. Si, alguien me dijo que mi problema era que me cuesta enfrentar mis emociones y reconocerlas, las escondo o las evado y así se hace más difícil. Me gustaba escribir cuando chica, estoy pensando retomar el hábito a ver si me sirve 🙂 Gracias por los consejos a todas, un abrazo

        Me gusta

  8. Me es de mucho consuelo leer este escrito y que la gente comente sus experiencias ya que me doy cuenta que hay mas gente que yo que no encaja con su familia. Ahora estoy conociendoles mejor y me cuesta aceptar algunos cpmportamientos aunque encuentro motivos por los que darles gracias.

    Me gusta

Responder a jorge Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s