Leer el Diario

Para los que no saben, soy Periodista. Titulada y desencantada con la profesión, pero Periodista al fin y al cabo. Puaj. Creo que de las pocas cosas que aún hago es leer el diario, todos los días, pero no como antes.

Siempre me ha gustado  leer el diario. Desde chica que en la casa de mi abuelo llegaba el diario en la mañana y como yo iba los fines de semana, me gustaba revisar las noticias internacionales (no sé por qué siempre me llamaron la atención) y las de cultura/entretención. También me gustaba hacer el puzzle y había que llegar rápido a él para no encontrarlo hecho. Ahí nació mi amor por algunas tiras cómicas, especialmente por Calvin & Hobbes y Charlie Brown, que aparecía en La Tercera, creo.

Al entrar a estudiar Periodismo me tuve que concentrar más en las noticias sobre política y economía, ya que siempre me tocó cubrir esa parte en las conferencias de prensa (zzzzz). Ahí tenía que mirar toooodos los diarios, ver cómo se acercaban a la noticia y cómo trataban la información, analizarlo y después tomarlo en cuenta para crear mis propias notas. Como no siempre podíamos ir a los lugares donde ocurrían los hechos, era como reportear a través del papel para crear tu trabajo. Fome pero me obligaba a revisar todos los días el diario, incluso los pequeños que recién comenzaban a funcionar en Internet.

Junto al desencanto por la carrera, llegó el hastío por los diarios en general. Me daba una lata enorme seguir leyendo la sección de política, por ejemplo, donde los mismos temas seguían siendo portada con exactamente los mismo nombres que llevaba toda mi vida escuchando ahí como protagonistas. Atroz. Aquí ya me saltaba la parte económica, siempre fue mi cruz, y el deporte (fútbol=zzzzz) y me daba lata que me diera lata leer el diario. Fue una época díficil.

Ahora reviso el diario por Internet. Tomo desayuno mirando los titulares de LUN, no me da para más porque de verdad que las noticias que aparecen ahí me hacen pensar “¿a quién le importa?” más de una vez. Pero lo reviso mientras disfruto de mi primera taza de té del día y termino feliz cuando incluyen a Calvin&Hobbes. No lo hacen todos los días, así que encontrarlos al final, me deja contentísima. Sigo con emol y latercera.cl, los que dejo abiertos todo el día pero reviso dos o tres veces más por si ha pasado algo interesante. Generalmente no pasa nada interesante, a menos que sea una tragedia.

Hecho de menos eso de correr al diario o ver a mi abuelo sentado en su sofá con los ojos pegados en todas las páginas. Ahora sólo lee LUN porque -supongo- está viejo y, por lo tanto, igual de aburrido de seguir leyendo las mismas noticias hace harto más tiempo que yo. Así que ahí lee sobre las copuchas de los programas que no ve, las tonteras que publican sobre el apocalipsis al menos una vez al mes y el deporte.

Sigo prefiriendo hojear el diario en su forma física, pero es harto más cómodo verlo en el computador. Ahí aprovecho la hora de almuerzo o algún break para leer los cuerpos de Reportajes y todo lo que sale el fin de semana. A veces salen cosas entretenidas, pero a veces. ¿Será que me puse muy exigente con esto de encontrar cosas de interés en internet? Como que siento que las noticias en el diario van atrasadas. Y a veces de verdad van atrasadas porque yo las he visto en blogs o en tuiter días antes de que las publiquen en latercera, por ejemplo.

Lo que me encantaba de los diarios online era leer los comentarios de la gente. Esa interactividad era fascinante al principio, darle tribuna a todo el mundo para comentar temas serios-profundos y otros no tanto. Pero ya me da rabia leer esas secciones también y me tuve que disciplinar para dejarlas. Eso de insultarse porque sí, encontrar todo malo y, lo juro, seguir echándole la culpa de todo a Pinochet o a Allende, hasta en las noticias más absurdas, me cansó. Terminaba tan enojada que me dolía el estómago y se me iba el día al carajo. Así que tampoco las leo ahora. Mmmm. No sé, pero leer el diario ya no es lo mismo que antes. ¿Les pasa?

5 comentarios sobre “Leer el Diario

  1. Me gusta leer LUN todos los días, pero aparte porque contiene la cuota de superficialidad necesaria para todo buen desarrollo personal, es porque me gustan las notas de arte que hacen. Siempre hablan de alguna exposición interesante, de algún dato anédotico de algún artista o sobre lo que se está haciendo afuera. Me gusta porque tratan el tema desde un punto de vista nada snob. A diferencia de La Tercera o El Mercurio.
    A mi me gusta El Mercurio de los viernes, sábado y domingos. Me gusta leer la Wiken pero cada vez me aburre más, precisamente por lo que dices, traen la noticia del año pasado y en ese sentido creo que les falta ser un poco más dinámicos (y siguen con su aire de lo más listillo que ha pisado el país, pero ahora es peor, listillo hipster). Me gusta El Mercurio el día sábado por la revista de decoración. No por los datos, porque no me alcanza ni para un servilletero con sus súper “picadas”, pero me gusta como inspiración. Y me gusta el del día domingo por la artes y pegas (cada vez más, y cada vez menos letras) y por la revista del domingo donde lo que más busco es la crónica de Ruperto De Nola. El resto del diario lo leo sólo si tengo tiempo. Si no, prefiero dedicarme a lo mio: ver tele profesionalmente.

    La Tercera solía gustarme. Hasta que cambiaron la edición y le hicieron un comercial tipo Canadra Dry. Me pareció tan arribista el cambio que buscaba el diario, que lo odié por completo, y nunca, nunca, nunca lo leo.

    Me gusta

  2. Yo amo leer los diarios. Por pega tengo que revisarlos todos cada día y el fin de semana estoy suscrita a La Tercera y leo feliz. Mis secciones favoritas son las de Tendencias, Cultura y Espectáculos… las demás las hojeo a la pasada salvo cuando pasan cosas trascendentes y hacen mega especiales. Por ejemplo, nunca leo Deportes, pero con los JJOO empecé a ver esa sección.
    Qué loco, a mí también mi abuelo me inculcó esto de leer. Todos los días llegaba LUN a la casa (cuando no era farandulero) y ahí conocí a Calvin & Hobbes y un suplemento que me encantaba, el Club de Ingenio, que salía todos los sábados con muchos juegos y comics de Batman.
    También los reviso por internet ahora, sobre todo LUN, pero si me hace nescoger prefiero la versión papel aunque quede toda cochina después.

    Me gusta

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s