En caso de trauma…

…me quedó dando vueltas este artículo y quiero compartirlo.

La semana pasada mi amiga Sandra reblogueó un artículo en Tumblr que me pareció muy interesante y útil, así que quise traducirlo y compartirlo con ustedes.

trauma

TRAUMA: Choque o impresión emocional muy intensos causados por algún hecho o acontecimiento negativo que produce en el subconsciente de una persona una huella duradera que no puede o tarda en superar

El artículo se llama “Diez cosas que he aprendido sobre el trauma” y fue escrito por Catherine Woodiwiss, después de su experiencia viviendo y hablando con personas que han pasado por traumas. Esto es lo que ella dice:

1. El trauma nos cambia permanentemente.
Esta es la cuestión que da susto: no existe eso de “superarlo”. Las cinco etapas del dolor marcan etapas universales para aprender a aceptar la pérdida pero la realidad es mucho más grande: un rompimiento grande en la vida deja una nueva normalidad a su paso. No hay cómo “volver a mi antiguo yo”. Ahora eres alguien diferente, punto.

Esto no es algo negativo. Sanar de un trauma significa también encontrar alegría y fuerza nueva. La meta de sanar no es llenarse de cambios en un esfuerzo por preservar o presentar las cosas como normales. Es reconocer y llevar tu vida nueva–con las llagas, la sabiduría, todo– con coraje.

2. La presencia siempre es mejor que la distancia.
Hay una ilusión curiosa de que en tiempos de crisis la gente “necesita espacio”. No sé de dónde salió esa idea pero en mi experiencia casi siempre es falsa. El trauma es una etapa solitaria, incluso cuando estás rodeado de amor; sufrir un trauma solo es insoportable. No hay que asumir que alguien más está tendiendo una mano o acompañando. Es una carga mucho menos pesada decir “gracias por tu cariño pero por favor déjame solo”, a decir “estaba sufriendo y a nadie le importó”. Si alguien dice que necesita espacio, hay que respetar eso; pero si no, mejor errar estando ahí.

3. El proceso de sanación es temporal, no lineal.
Es verdad que sanar ocurre con el tiempo, pero en la recuperación es más parecida a un número 8 que a una línea recta. Es muy común quedarse pegado en una etapa por meses, luego saltar a otra completamente distinta… y volver a estar en el lodo otra vez en un año. La recuperación cuesta y el camino puede durar mucho tiempo.

4. Sobrevivir a un trauma necesita de “bomberos” y “constructores”. Muy pocas personas son ambas cosas. 
Esto es difícil. En momentos de crisis, queremos que nuestra familia, la pareja, los amigos sean todo para nosotros. Pero sobrevivir a un trauma requiere de al menos dos tipos de personas: el equipo de crisis -los amigos que pueden dejar todo y correr a tu lado- y el equipo de reconstrucción -los que con calma y cuidado pueden ayudarte a dar un paso adelante, a recuperar tu lugar en el mundo. En mi experiencia, es extremadamente raro que una persona sea ambas cosas. Por eso el trauma es una experiencia solitaria. Incluso cuando compartes tu sufrimiento con otros, nadie podrá acompañarte durante todo el camino.

Una lección dura del trauma es aprender a perdonar y amar a tu pareja, mejor amigo o a la familia incluso cuando han fallado en completar cualquiera de estos dos roles. Una de las alegrías más profundas es encontrar ambos tipos de compañeros en el camino.

5. El dolor es social, pero también lo es el sanarse.
Así como el trauma es algo privado, el sanarse que vendrá con trabajo y tiempo, estamos hechos para el contacto. Así como las relaciones pueden herirnos en lo más profundo, sólo a través de relaciones podemos sanar. No es fácil saber cómo es este proceso: ¿puedo confiar en conocidos con mi dolor? ¿Si mi familia es la fuente del trauma, puede también ser la fuente del sanarse? ¿Cuánto tiempo pasará hasta que mis amigos se vayan? ¿La ayuda comunitaria ayuda o trivializa el proceso? Buscar apoyo en otro requiere muchísima valentía, pero es cosa de vida o parálisis. Una modo de comenzar es dándole apoyo a los demás.

restlessness

6. No ofrezcas banalidades ni comparaciones. No, no, no. 
“Lamento que hayas perdido a tu hijo, nosotros perdimos nuestro perro el año pasado…” “Al menos no es tan malo como…” “Serás más fuerte cuando todo esto termine” “Por algo pasan las cosas!”

Cuando una persona sufre, queremos darles apoyo. Ofrecemos frases como las anteriores cuando no sabemos qué decir. Pero desde adentro, se sienten vacías, descuidadas y falsas. El trauma es terrible. Lo que necesitamos al final es un amigo que pueda tragarse su propia incomodidad, sentarse junto a nosotros y dejar que sea terrible un rato. Que nos quejemos, hasta que nos sintamos mejor.

7. Deja que quienes sufran cuenten sus propias historias.
Claro, alguien que ha sufrido un trauma puede decir “esto me hizo más fuerte” o “qué suerte que es sólo x y no z”. Es su prerrogativa. Hay una diferencia enorme entre que alguien más entregue consejos no solicitados que no aplican a descubrir uno mismo la esperanza en esas frases. La historia puede sonar muy por el lado de “todo pasa por algo” pero habrá una galaxia de desorientación y esperanza en esa confesión. Hay que darle a la persona que lucha con el trauma la dignidad de descubrir y abrazar por si mismo donde y si es que la esperanza existe.

8. El amor aparece en los modos más inesperados.
Hay un patrón tras el trauma, particularmente en personas en una comunidad grande: algunos casi-extraños se acercarán, los amigos cercanos titubearán al expresar preocupación. Es natural que expresemos de modo distinto el amor: una tarjeta tipo Hallmark, aunque suene ajeno viniendo de un amigo cercano, puede ser maravilloso si es de un viejo conocido. Cualquier gesto de amor, de donde venga, se convierte en un paso en el camino a sanar. Si hay lugares comunes sobre el trauma, diría que el primero es que “benditos sean los que entregan amor en tiempos de dolor, sin importar cuán reciente o extrañamente han hablado”. Puede que no sea lo que pediste o lo que esperabas pero habrá días en que el amor sorpresa será el más lindo.

9. Lo que no te mata…
En 2011, tras un año humillante, el comediante Conan O’Brien le dijo a los estudiantes de Darthmouth College lo siguiente: “Nietzsche dijo ‘lo que no te mata te hace más fuerte’ pero lo que no destacó nunca es que casi te mató’.

Cosas raras aparecen después de una pérdida importante o se meten en cada esquina de tu vida: la ansiedad insaciable en lugares que antes te daban alegría, frustración hacia compañeros cercanos, desconfianza o vulnerabilidad. Habrá días en los que te sentirás temblar, metido en tu concha, cuando la desesperanza te invada, cuando el miedo paralice cualquier oportunidad de placer. Esta es una pelea que hay que ganar, una y otra y otra vez.

10. … te hace más fuerte.
Vivir un trauma puede enseñarte resilencia. Te puede ayudar a sostenerte a ti y a otros en tiempos de crisis. Te puede hacer más humilde. Te puede ayudar a ver momentos más profundos de alegría. Te puede hacer más fuerte. Puede que no sea así. Al final, la esperanza de vida después de un trauma es simplemente que hay una vida después de un trauma. Los días, en su riqueza rara y variada, seguirán. Y tu también.

Catherine Woodiwiss, “A New Normal: Ten Things I’ve Learned About Trauma”   (via thepeacefulterrorist)das (via fullbearhoechlin)

Me gustó el artículo porque lo encuentro certero, serio y amable, todo al mismo tiempo; también creo que es un tema del que no se habla nunca y, por lo mismo, no sabemos cómo actuar frente a un trauma o frente a alguien que ha sufrido trauma.

Me siento reflejada en algunos de los puntos que explica Woodiwiss (como alguien que ha sufrido pérdidas grandes, por ejemplo) y, al mismo tiempo, quiero aprender a no cometer los ‘errores’ que se cometieron conmigo al intentar ayudar a otra persona; quiero ser útil y creo que este artículo me ha ayudado mucho a ver cuáles son mis falencias y fortalezas, en qué puedo ayudar y en qué no.

Por eso me gustó, porque te sirve a entender cómo actúa la gente alrededor, aceptar y seguir adelante, no quedarte pegado en que alguien te dejó botado o no hizo lo que tu querías que hiciera. Así no se puede sanar.

Espero que les sirva del mismo modo. Que lo compartan con gente que ha pasado por traumas, por familiares y amigos de personas que han pasado por traumas. Puede ayudarlos a entender los procesos, a saber qué esperar, a ayudar también. 🙂

18 comentarios en “En caso de trauma…

  1. Justo hoy estaba leyendo algo que decía que cuando ayudamos a otros, lo hacemos de la misma forma en cómo nos gustaría a nosotros que nos ayudaran y a lo mejor esa otra persona tiene un concepto completamente distinto de cómo le gustaría recibir ese apoyo.
    Yo soy buena escuchando, ahí creo que puedo aportar. Pero pasa acá en la pega que cuando una niña llora o lo pasa mal, varias corren a abrazarla y yo no puedo, me cuesta ene tocar a gente y menos a los no cercanos, entonces ahí no sé. Hay personas a las que de verdad les alivia un abrazo y otras a las que les incomoda.
    Creo que hay que llegar a un punto medio y preguntar quizás, ¿cómo quieres que te ayude? ¿qué puedo hacer por ti? a lo mejor hacer un trámite por el otro, o traerle algo rico para el desayuno también son formas de decir que estamos ahí. Es buen tema y es verdad, se habla poco.

    Me gusta

    • A mi me pasa igual. A menos que sea alguien cercano, ahí abrazo pero si no lo encuentro raro. También soy buena escuchando, saliéndome yo del problema (porque no es mío) y dando consejo. Creo que haber pasado por cosas feas, me hizo poder hacer eso. Así que si tienen problemas, aquí estoy!

      Exacto. No se pierde nada con preguntar y mejor eso a dejar a la gente botada. Es tan atroz que te dejen sola.

      Me gusta

  2. Catalina T. M. dijo:

    Me parece muy interesante el artículo, y agradezco tu traducción. El 8 y el 5 me gustaron mucho, Se ve “feo” cuando alguien que viene recién saliendo de un luto/trauma sociabiliza. Hasta se dice que “no respeta el luto”, pareciera que es de mal gusto sociabilizar luego de un problema grande. Ese prejuicio también aisla y daña.
    El 8 es precioso, el amor fluye por caminos infinitos y creativos.
    Saludos.

    Me gusta

    • Puse la definición de trauma al principio, por si la quieres revisar. No es lo mismo. El trauma es un evento, la depresión es mucho más profundo, es una enfermedad. Pueden ir de la mano pero no son lo mismo. Hay depresiones que no se desarrollan por traumas y hay traumas que no terminan en depresión, aunque se parezcan y tengan síntomas parecidos.

      Me gusta

  3. Hablando desde el trauma lo mas certero que dice es que es mucho mejor decir “dejame solo” a que “estuve solo” y cuando te dicen esas frases tipicas “pesame y demases” etc etc aunque sean frases vacias, uno las “necesita” porque va de la mano con lo primero, aunque eso no nos quite el dolor son cosas que ayudan a que sea menos doloroso (en realidad no se si esa es la cuestion)
    Es algo raro, ayudan a darnos cuenta que a pesar de todo hay seres que se preocupan de nosotros y nos sirve para filtrar un poco a la gente q solo nos resta en nuestro andar.

    Eso creo q es lo que mas puedo rescatar de un trauma, el filtro hacia las personas.
    Vale decir igual q aveces hay gente q solo esta en la tristeza y eso tp es bueno. Porque dp es mas doloroso aun ver q personas q nos ayudaron a sanar nos abandonaron. Pafff doble trauma!

    Me gusta

  4. Encontré genial el artículo, hace unos meses murió el esposo de una amiga, a mi me dio una pena terrible, pero me imaginaba que mi pena no era nada al lado de ella, y yo no sabía ni como actuar, porque pensaba que cualquier cosa que hiciera o dijera no le iba a servir de nada. Muchas gracias por compartirlo y traducirlo.

    Me gusta

  5. Esta demasiado bueno el articulo que bueno que lo compartiste (y al español). La verdad es que gracias a la vida al mundo a los extraterrestres o Dios nunca he sufrido una perdida grande y por ende me cuesta ponerme en la posición de los demás y entenderlos, pero siempre siempre hago eso de estar escuchando y estar presente a pesar de la incomodidad del asunto.
    Es heavy esto de los traumas y como dice lo del 8 es verdad.

    Me gusta

  6. Mai dijo:

    Esta muy bonito y muy certero la publicación. Creo que todos hemos pasado por algún o algunos traumas en la vida y lo que queda claro es que nunca se supera, solo se aprende a vivir con ello y no por eso somos menos felices 🙂 Me tocó un lugar especial en mi corazón, gracias por eso ❤

    Me gusta

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s