NZ, parte 4: Wellington

Llegamos a la capital.

Para saltar a la isla norte hay que tomar un ferry. Reconozco que tenía miedo porque me habían dicho que el agua movía mucho el asunto. Son tres horas de camino y el ferry se mueve ene la mitad de ese tiempo, tuve que aprender a respirar con el vaivén para no morir porque uuyy que se mueve y eso que me tocó cruzar en un día de muy buenas condiciones climáticas.

Dejando el Estrecho de Cook, llegas a Wellington, la capital de Nueva Zelanda, y lo primero que pensé fue ‘Valparaíso’.

wellington15nzwellington06nz

Wellington, como Auckland y otras ciudades en la isla, está rodeada de cerros que en realidad son volcanes extintos, así que hay harta colina que subir y dejarte sin aliento. 😀 Wellington también es puerto así que tiene playa y harto movimiento migratorio. Hay mucho chino, indio y japonés, además de australianos y kiwis, claro. Acá por fin pude ver más población maorí, en los supermercados y en la calle.

wellington01nz wellington02nz wellington03nzwellington05nz

Esta foto la saqué desde el Museo Te Papa, el más grande de Nueva Zelanda, al que le quiero dedicar un post completo porque lo amé. Allá abajo, donde se concentra la gente, habían muchos foodtrucks con comida internacional: india, china, alemana, gringa, italiana, griega, malasia y, por supuesto, chilena.

wellington04nzAhí también se hace un mercado y fue lindo ver tantos colores y verduras extrañas. Habían unas cosas gigantes que parecían papas pero no eran, qué ganas de haberlas probado. Eso fue algo que extrañé y que me faltó, el poder probar comida kiwi de verdad.

wellington07nz wellington08nz wellington09nz

La playa tiene una bajada tan cómoda al mar que odié no haberme puesto el traje de baño ese día (había llovido en la mañana) para probar el agua como corresponde. Igual te puedes sentar en esos escalones de concreto a mojarte las patitas, yo metí las mías en la arena porque soy tradicional. Jajaja.

 

wellington10nzLe tuve que sacar foto a estos pájaros porque me sacaron la primera carcajada real del viaje así que los agradezco. Estaba yo sentada frente a la playa, disfrutando la brisa, cuando se paran estas dos gaviotas (?) frente a mi. Al acercarse una tercera, una de estas dos se puso a gritar pero es que como vieja loca onda que cocina y le meten la mano a la olla, no sé cómo explicarlo, pero era tan exagerado el grito así como diciendo “saaaal de aquíii, igualadaaa” que me reí como diez minutos. Había una pareja sentada a un metro mío y nos reíamos todos, fue muy chistoso.

 

wellington11nzSaqué esta foto para que vean que no sólo en Chile se hacen horripilancias arquitectónicas frente a monumentos clásicos. Wellington tiene harto de esta mezcla de edificios antiguos con torres modernas al lado, que ni pegan ni nada. Allá le sacan partido diciendo que es una muestra de la modernidad, acá los hacen pedazos porque cómo se les ocurre? Ven? Es cosa de perspectiva, déjense de alegar por todo.

 

wellington12nz

Subiendo una colina POR FIN encontré un cementerio. Me gusta mucho visitar cementerios en el extranjero porque son siempre diferentes a los que conozco o visito en mi ciudad. Acá no fue la excepción. Además de estar en un lugar completamente abierto, sobre un cerrito y cruzando un puente, aprendí que es mayormente un cementerio judío (que era la gente que tenía plata en la época para pagarse una sepultura) pero que incluye un sector público, que se llenó muy rápido. Imagino la procesión cerro arriba con ataúd y todo, qué complicado.

 

wellington13nzPasando por medio del cementerio sigues subiendo la colina y en el tope está el Jardín Botánico. Harto verde, muchas flores y patos (todos libres y jugando con los visitantes). Eso que ven al fondo es el invernadero, donde entré a sacar hartas fotos porque a mi mamá le encantan las flores y los jardínes. Muy bonito. Lo único que no me gustó es que en ninguna parte dice qué flores son o de dónde vienen entonces para un alma poco conocedora del tema como yo, es fome el paseo.

 

wellington14nzEsta flor sí tenía cartelito porque es la infame flor hedionda que hace noticia todos los años (el especimen más grande está en Londres). Cuando abre o florece, emite un olor como a muerto, dicen quienes la han olido. Es como una cala gigante de color café-morado, que me pareció similar a una parte de la anatomía femenina. Jaja.

 

wellington16nz

Y para que vean que NZ sabe venderse, esto lo ven en el aeropuerto de Wellington. O sea, si llegas ahí, te recibe Gandalf. Bacán, no?

Esa es la capital. Les quiero mostrar el museo con detalle porque es precioso y yo soy ñoña a la que le gustan los museos. Además que ni alcancé a verlo entero pero la mitad que vi fue una maravilla. *contrátenme para hacer displays en museos en Chile porfa*

19 comentarios sobre “NZ, parte 4: Wellington

  1. Me SUPER-ENCANTÓ esta ciudad. Super variopinta, con agüita <3, comida cosmopolita (¿había comida peruana, que le pega ochocientas mil patadas a la chilena?) , museos, edificios lindos, verduras colorinches y pájaros gritones. Qué más se puede pedir.

    Me gusta

      1. Siii. Me gusta mirar las tumbas y los nombres y cómo están organizadas. Encuentro que habla tanto de un pueblo en sí. Igual este cementerio es antiguo porque nadie ha sido enterrado ahí desde el 1930, por ahí. No sé dónde estará el nuevo.

        Me gusta

  2. También me hubiera reído con las aves gritonas, qué onda sus peleas internas, mostrando la hilacha frente a los turistas, pésimo lo hallo.
    Me encantan esos lugares donde hay comidas de distintas partes del mundo, soy muy feliz probando lo que pueda y más que nada mirando.
    Amé esa recepción en el aeropuerto!

    Me gusta

    1. jajaja, no había pensado en eso!! JAJAJAJA. Más risa me da. Es de esas cosas que me harán reír para siempre, gracias, pájaros gritones.

      Lo peor es que hay que elegir donde comer pero es entretenido ver cómo cocinan y lo que cocinan. Estaba tan rico lo que comí yo (compré en el carrito de Malasia, fideos con tofu, ÑA-MI).

      Me gusta

  3. Te hubieras metido en el agüita? Estaba templada? Wellington se ve entrañable, no tan grande como otras ciudades y muy agradable… lo de los puestecitos de comida/food trucks siempre me enamora, y los animalitos!

    GANDALF!

    Me gusta

  4. Se ve todo tan refrescante, me dieron unas ganas tremendas de un chapuzón.
    Quedé metida con la papa que no era papa, no voy a poder dormir po Natalia!!!!
    Que bacán que no soy la única que le inventa historias a los animales, si a veces ponen hasta caras chistosas!!
    Que bonito ese cementerio y tan bien cuidado, daría gusto morirse ahí jajjaja.
    Igual me da curiosidad el aroma de la florcita esa, y sí, me recordó lo mismo que a ti jajaj
    Me hubiera dado infarto el aguila de Gandalf, he tenido tantas pesadillas con eso :/

    Me gusta

    1. Imagino que en el verano debe ser increíble, porque no hace taaanto calor como en Santiago o la V Región y el agua es fresca pero no gélida. Y hay mucho viento, es conocida Wellington por el viento.

      Jaja, la papa. Sólo recuerdo que el nombre empezaba con K.

      Me gusta

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s