5 cosas no tan buenas sobre Nueva Zelanda

Las cosas buenas y maravillosa, están acá.

Son tan pocas las cosas malas que no pude llegar a cinco. Así que aquí tienen cuatro cosas no tan buenas sobre Nueva Zelanda.

*Las opiniones vertidas en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien las emite, o sea yo. No son un ataque a la ciudad/país en cuestión, son mi percepción como ciudadana del mundo y tengo derecho a que ciertas cosas no me gusten. Así que si ud se siente ofendido por lo que escribo sobre su ciudad/país, entienda que no es un ataque personal y que todos tenemos derecho a amar/odiar ciertas cosas. En resumen, no sea menso ni me deje mensajes mala onda como cierta señora que conozco que no supo lidiar con que yo dijera que en España no había gatos. ¿Ya? Ya. 

auckland02nz05. Todo es caro. Te cobran por todo.
Mi vara de medición siempre es el agua en el supermercado y acá es cara. Una botella normal de agua sin gas costaba 1500 pesos chilenos, como para que tengan una idea. Era imposible desayunar por menos de 5000 pesos y ya la última semana tuve que elegir si desayunaba y/o almorzaba. Al final tomaba desayuno bien tarde para comer algo a media tarde y nada más, menos mal que como poco, jaja. El Wi-Fi no es gratis en todas partes y si bien yo puedo sobrevivir sin Internet, con la compañía se hizo necesaria para usar Netflix, por ejemplo.

*Aquí quiero notar que aunque sí hay varias cosas gratis, algunos museos se pagan y me llamó la atención que algunas exhibiciones son promocionadas como ‘gratis’ pero en realidad son ‘gratis con tu entrada al museo’, lo que encuentro raro porque doh, si pago la entrada al museo claro que tengo derecho a ver todas las exhibiciones! Entonces es entre publicidad engañosa y aprovechar el lenguaje poco claro. No sé, me cayó mal. :/

04. Los pueblos son enanos
Ya les comenté sobre esto pero necesito incluirlo en esta lista. Hay pueblos que son cuatro cuadras de civilización rodeados de campo, nada más. Saben promocionarse los kiwi, hacer como que cada pueblo merece la pena ser visitado por su importancia en la historia (TODOS los pueblos tienen museo, por ejemplo, que en realidad son un montón de fotos de cuando hicieron el tren o alguna otra cosa de importancia y nada más), pero no, no hay para qué. Mi punto es que no son para pernoctar, no way.

03. Falta conexión
Le asumí el costo de Internet, en la isla sur, a la falta de conexión. Hay harta montaña y campo, entonces es entendible que no llegue la buena señal de Internet y por eso hay que pagar extra por ella. Pero también hace falta más conexión vial porque para el sur no hay tren, sólo bus, y mirando los horarios, hay un bus diario a ciertas partes. Uno. Si lo perdiste, sonaste; si no alcanzaste a llegar, te tienes que quedar la noche para tomar el siguiente al otro día, entonces mala onda ahí, para el que no anda en auto, claro.

02. No sé quiénes son los kiwi
Las calles están tan llenas de chinos y australianos que es difícil saber quiénes son de verdad los neocelandeses. A los maorí es súper fácil identificar, tienen un biotipo reconocible desde lejos (hombres y mujeres), pero los neocelandeses no porque son mezcla de europeos que llegaron a la isla a colonizar. Si me alejo de la cosa física, tampoco sé quiénes son, en qué creen, qué quieren, excepto por un par de personas geniales con las que me tocó interactuar (dos choferes de taxi y la dueña de un hotel donde me quedé). Si todos los nativos son así, me caen muy bien los neocelandeses, pero no puedo juzgar a una población completa por tres personas, no? (Aunque fueron tres personas geniales, me encantaría contarles sobre ellas pero no se me ocurre dónde o si ya los tengo aburridos con este tema).

 

Eso es. No puedo atribuirle ninguna otra cosa mala al país porque no tuve oportunidad de conversar el tema con la poca gente nativa que conocí. Ninguno alegó sobre el gobierno o habló con mal tono sobre el lugar donde vivía, al contrario, felices de que una chiquilla de tan lejos haya ido a verlos! Me recomendaron lugares donde comer, atracciones que visitar, todo con muy buena onda y sin ese tono lastimero que es tan conocido por estos lares. Sin duda tiene más cosas rescatables y con eso me quedo. Siempre.

5 comentarios en “5 cosas no tan buenas sobre Nueva Zelanda

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s