Lidiar con el dolor propio y el ajeno

Directo al corazón y a otras cosas.

Escribí esto hace un par de meses y nunca lo publiqué pero creo que es un tema que nunca se comenta y por lo mismo, quiero conversarlo con ustedes que siempre tienen perspectivas distintas y eso es hermoso. El texto fue escrito en un momento muy vulnerable y con lágrimas corriendo por las mejillas; un momento de confusión y cuestionamiento propio. Se los dejo para que me comenten.

(Spoiler, la situación cambió una semana después y no pasó nada grave).

metas2016

Mi familia extendida acaba de sufrir una pérdida grande. Un tío, de esos que no son tíos de verdad pero han estado siempre en la familia y -por lo mismo- quieres como si fuera familia real, está grave en el hospital, no hay vuelta atrás y ya hay que despedirse para siempre de él. Es fuerte y triste y heavy, y me pesa en el alma pero -y aquí viene lo del título- no voy a ir a despedirme.

Por una parte, no puedo. No quiero verlo lleno de tubos en el hospital, no quiero ver a mi tía hecha pedazos porque se le va el compañero de la vida. No puedo. He lidiado antes con la muerte cercana y no sé por qué pude en esa instancia pero ahora siento que no puedo. Pero no puedo. Y sí, puede ser que soy una pésima persona y sólo pienso en mi, pero no puedo lidiar con el dolor ajeno, no ahora.

Tengo mucha pena, mucha, porque aunque no veía a mi tío hace muchos años, siempre sentí un amor incondicional de su parte hacia mi, de ese amor que es inexplicable, inconmensurable e infinito. No sé por qué, pero ese hombre (y su mujer, también) me amaba hasta las lágrimas y yo a él. Por eso quiero pensar, necesito pensar, que me va a perdonar el no ir físicamente a despedirme, porque lo llevo en el corazón, siempre.

Es heavy eso de querer estar pero no poder, de saber que si haces el esfuerzo lo lograrías pero quedarías hecha pedazos. ¿Es normal tener que lidiar con ese dolor que no es tuyo? ¿Soy pésima por no querer hacerlo? ¿La sociedad me va a cuestionar por no ir? ¿Vale la pena el egoísmo en esta situación? Todo eso me pregunto y lo único que sé es que el ir a sufrir, y a sufrir desde adentro, me gana. No fue lo mismo cuando mi Chichi estuvo mal, y no sé por qué, porque iba igual a verla y yo quedaba mal pero maaaaaal, entonces no iba tan seguido, por lo mismo, pero iba y después necesitaba días para recuperarme. Y eso que la miraba no más, le hablaba, le hacía cariño, porque ella estaba en coma y no podía responderme.

Desgasta el dolor, el propio y el ajeno. ¿Cómo se lidia con eso? No sé.

19 comentarios en “Lidiar con el dolor propio y el ajeno

  1. No hay recetas y te entiendo perfectamente.

    Como sabes, durante el año pasado tuve que lidiar con varias enfermedades que podían o ser catastróficas o no, así de extremas, por lo que el susto a morir y a que mi familia viviera situaciones como las que tú tuviste que vivir aumentaba mi nivel de ansiedad y de angustia a nivel sin límites.

    A fines de este año, a la hijita de mi mejor amiga le diagnosticaron leucemia ¡para ir rematando el año de noticias fuertes! y fue heavy porque yo estaba en el limbo sin saber bien que era lo que yo tenía o no. Por sanidad mental, nunca investigué qué era el cáncer, ni qué pasaba con las quimios, ni radioterapias, ni nada, simplemente porque si tenía que enfrentarme a esa realidad, sería de golpe, no enrollándome más; pero con la enfermedad de la hijita de mi amiga, se hizo difícil, ya que ella empezó -sin mala intención- a desclasificarme o a entregarme detalles del tratamiento del cáncer, sólo porque sabía que estaba preocupada por ella y por la niña, detalles que por supuesto me angustiaron, me estresaron y me llevaron al colapso.
    Y tuve que elegir, era mi dolor en trámite o era entender el suyo. Así que tuve que explicarme mi situación médica de nuevo y decirle que yo la quería con el alma pero que no podía con su dolor, ni con el detalle del tratamiento de su hijita. Tuve que pedirle que, por favor, filtrara, porque cada vez que ella hablaba de exámenes, reacciones, jeringas, era yo la que me veía en esa situación y sufría más aún.

    Con mi amiga nos queremos mucho y obvio que entendió la situación y se puso alerta con lo mío. Así que empezó a filtrar, para mi bastaba un “estamos bien”, “vamos progresando”, “estamos mal”, “ven a vernos” y yo entendía perfecto cuando estar y en qué momentos conversar. Así lo llevamos hasta ahora y agradezco tener una amiga tan comprensiva y que no se fuera en mala, porque no es que yo no quiera conectarme con su dolor, es que simplemente no puedo.

    Te mando un abrazo grande y espero que todo este mejor ahora.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pucha Nat, que pena. Como tu sabes, yo pasé por algo muy similar. Y aunque quería verlo (porque quería verlo) lo mejor fue no hacerlo, quedarme con los recuerdos de un hombre riendo, jugando en el suelo con su nieta, en lugar de verlo entubado, conectado a una máquina.
    No puedes forzarte a ir. Puedes elegir no asistir, elegirte a tí. Consolar a su esposa, dentro de lo que tu sientas. No puedes forzarte a a ser consuelo cuando no puedes consolar. A algunos les cuesta más que a otros.

    Le gusta a 1 persona

    • Pucha, sipo. Yo vi a mi Chichi llena de tubosy fue atroz pero no me arrepiento. Creo que esa es la diferencia, el preguntarse si te vas a arrepentir de no despedirte o algo así. No sé.

      Lo bueno es que mi tío se recuperó y ahora está en la casa pero fue una semana de mierda esa y lloré harto (por culpa más que nada). Mi mamá lo fue a ver y le contó esto que me pasaba y él casi me retó indirectamente, que no pensara weás, que él sabía que yo lo quería, etc.

      Me gusta

  3. Te entiendo Nat, es tan difícil este tema, porque todos sentimos diferente y hay que estar en el lugar del otro para empezar a imaginarse siquiera la situación.
    Cuando mi abuela se enfermó yo estaba viviendo lejos y cada vez que viajaba iba a verla y conversar un rato, ella nunca estuvo ni conectada a maquinas ni tubos, pero ya no era ella, la veía deteriorarse, sentir que cada cosa que decía le costaba y le dolía. La ultima vez que viajé estuve allá dos semanas, la fui a ver a penas llegué, pero nunca logré ir a despedirme. Fue una batalla en mi cabeza, pero me negué a esa despedida. La siguiente vez que viajé fue a su entierro y sí, algunos sintieron la necesidad de sacarme en cara el no haber ido antes, como si eso la hubiera sanado de estar enferma. ¿Sabes qué? No siento culpa, fue una decisión que me costó tomar, pero estoy en paz con eso y creo que al final eso es lo importante.

    Hoy al almuerzo estaba viendo una serie y la “gurú” le dice a una pareja en dónde la mujer está muriendo de cáncer: “La que va a morir eres tú, pero el que va a experimentar esa muerte es él”. Lo encontré tan triste y certero que hasta lo escribí en una libreta.

    Me gusta

    • Quizás eso es, la batalla está en nuestras cabezas. Porque al final que te saquen en cara cosas da lo mismo, es una la que siente o no culpa, es una la que está o no en paz.

      Me pasó algo similar con eso de no sentir culpa por no ir, con mi Chichi, porque fue una decisión consciente, porque de verdad me hacía mal verla así.

      Es tan cierto eso y a mi me pasa que siempre más que el morir, me afecta ver al que experimenta la muerte. Ahí sí se ve la pérdida, se siente y uff, es heavy. Gracias por compartir la frase, no la había escuchado nunca.

      Le gusta a 1 persona

  4. Yo te entiendo y te apoyo, yo no puedo ver a la gente que está mal…me supera, de hecho cuando mi viejo estuvo super mal sólo lo fui a ver una vez que era cuando ya sabía que iba a morir, respecto de explicaciones lógicas, creo que es como lo dijeron mas arriba, quiero quedarme con el buen recuerdo, no con la imagen “fea”, pero ahora en retrospectiva, también he aprendido que las cosas malas se olvidan y queda la imagen linda, por suerte no he tenido que enfrentar situaciones asi en mucho tiempo…probablemente ahora si iría…no sé….pero el punto es que te entiendo….cuando falleció la mamá de mi marido, el tampoco pudo ir a verla en la época de sufrimiento, tampoco lo soportó y lo entiendo…creo que mi punto es que nadie puede juzgar a otro respecto de como enfrenta el dolor ya que está en juego la salud propia, cada uno conoce sus limites y lo que puede aguantar.

    Me gusta

    • Creo que mi duda era porque ni siquiera he pensado, alguna vez, en eso de quedar con el buen recuerdo, no voy a tanto. Simplemente no puedo lidiar con sentir todo lo que voy a sentir si voy (pena, angustia, frustración, incomodidad, etc).

      Eso último que dices es muy cierto y claro, uno lo siente así pero la mayoría de la gente no lo entiende, no entiende que no hay que juzgar al otro.

      Le gusta a 1 persona

  5. Liliana dijo:

    Hace algunos años yo perdí a mis papás, fue un dolor tremendo y era inevitable el no ir a verlos al hospital, creo que en mi caso aunque me destrozaba el estar era lo mejor para mi, por otro lado la verdad es que era lindo recibir la ayuda y compasión de otras personas que siempre estuvieron con mis hermanos y conmigo aunque si soy sincera yo me sentí muy mal de que la hermana de mi mamá no fuera a verla y siento que en verdad es algo que en su momento me molesto mucho. Ahora que ha pasado el tiempo, que mis heridas cicatrizaron entiendo el que no haya ido e incluso yo misma he experimentando el dolor de no ver a alguien que esta muy enfermo por el simple hecho de que es algo que todavía no puedo aceptar, ni asimilar. Creo que la decisión de estar o no estar es muy personal y es la persona quien tiene que decidir,los demás no tienen porque presionar, culpar o manipular, digamos que es un derecho.

    Me gusta

    • Qué lástima lo de tus papás, Liliana 😦

      Yo recuerdo haberle dicho a mi mamá que fuera a ver a su suegra, pero siempre fue con un “si tu crees que te vas a arrepentir de no ir, anda!” porque al final cada uno sabe dónde le duelen las cosas.

      Me gusta

  6. Miri dijo:

    Entiendo el sentimiento que describes. Hace 9 años falleció mi mamá después de estar mucho tiempo enferma. Cuando ya estaba en etapa terminal y la enviaron a la casa para sus últimos días, yo sabía que eran pocos días y sentía que tenía que hacer el rito de despedirme y decirle que estariamos bien y que se fuera tranquila, necesitaba hacerlo pero tampoco podía. Evitaba quedarme sola con ella, siempre la iba a ver cuando había alguien y tenía terror a cuando llegara el momento. Hasta que un día desperté con la certeza que era EL día y fui nomás, a despedirme y es muy muy heavypero yo lo necesitaba. Ese mismo dia falleció asi que fue todo muy especial. Yo necesitaba hacerlo y creo que con eso la ayudé a dar el paso, pero no siempre es así. Creo también que aunque las personas estén muy mal, están presentes igual y saben y entienden todo, como que entran en una etapa de sabiduría máxima creo yo, así que no siempre ellos necesitan una despedida. Creo que hay que hacer lo que te deje más tranquila y en paz.

    Que bueno que después todo salió bien con tu tio 🙂

    Me gusta

    • Oh, qué heavy eso, Miri! El saber que tienes que hacerlo pero no poder. Y ese sexto sentido de saber que es tu última oportunidad, ohhh, se me paran los pelos (yo me despedí de mi Tata un jueves, y lo vi muy viejito ese día y le dije a mi mamá “mi Tata se va a morir” onda YA, y el sábado en la madrugada se fue. Ese último beso lo recuerdo siempre porque yo sabía en ese momento -muy dentro de mi- que era el último).

      No había pensado en eso de que quizás ellos no necesitan una despedida. Como que siempre uno, desde acá, intenta decirles que está bien que se vayan, para que no sigan sufriendo, y eso es como despedirse, no? El dejar ir. Es medio tétrico ese tema pero a todos nos pasa más de una vez.

      Me gusta

      • Miri dijo:

        Si, es tétrico porque nos enseñan que la muerte es lo peor que te puede pasar y no una etapa más, no nos gusta hablar de muerte pero aunque es difícil es necesario hacerlo y hace bien. Y si, es heavy lo del sexto sentido respecto a estas cosas, de hecho he escuchado de personas que empiezan a despedirse de mucho antes, a ordenar sus temas y a dejar todo ok antes de una enfermedad fulminante o un accidente, no sé por qué al parecer algunas personas presienten su propia muerte y otras no, yo preferiría no saber en todo caso jajajaja

        Me gusta

  7. Entiendo perfectamente tu situación y me identifica mucho. Es difícil pasar por esas situaciones sin que otras personas lo interpreten como dejadez, frialdad o quizás que cosa más. pero es algo que a uno la supera. Me paso tal cual a ti con uno de mis tatas y una de mis abuelas, no pude verlos no más, es que yo era muy chica y ni siquiera podía procesar todo, menos verlo en algo tan difícil y peor adultos diciendo que hay que ir a despedirse…
    Mi otra abuela pasó por tubos y cosas asi, pero ahi si fui y estuve con ella, era muy dificil verla, pero como era más grande pude, por eso se que es algo muy personal, son procesos o sensaciones diferentes para todos. Al final aunque todo se sientan con el derecho a opinar, hay que hacer lo que uno siente no más, con lo que uno se sienta bien.
    Que bueno que tu tío se recuperó.

    Me gusta

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s