Conversar en la cama

Gracias a un tweet que vi el otro día.

Todo comenzó con esto:

 

Me encantó. Amé la idea.

Quizás porque recordé que he tenido conversaciones maravillosas en la cama, pre/post siesta, en la noche también (obvio), pero el lugar mismo hace que uno se relaje y la otra persona también y se da algo bacán. Me ha pasado en pareja, me ha pasado con amigos y me ha pasado con amigas también (sobre todo en viaje, cuando se da más tener una cama cerca); de hecho, me está costando recordar alguna conversación en la cama que haya sido mala! Quizás eso nos falta en la vida, más cama. Jaja.

¿A ustedes les ha pasado?

8 comentarios en “Conversar en la cama

  1. Confieso que con mi pololo nos invitamos a dormir siesta ajajsfh. Es tipo: estoy cansada para salir, ¿y si mejor voy a tu casa y tomamos siesta? (O al revés, sjajsd).
    Y sí, es verdad que muchas veces en esos momentos se dan conversaciones más profundas e interesantes.
    Me encantó la idea también ajsjsd, sería de lo mejor.
    Saludoss 😀

    Me gusta

  2. Me gusta echarme en la cama de mi mamá a conversar con mis hermanos, o en la de mi abuela a conversar con mis primas. Se da una cercanía diferente, como cuando con tus cercanos comes en la cocina en vez del comedor.

    Respondiendo a tu comentario de arriba, buscate un amigo con ventaja y cama blandita 1313

    Me gusta

  3. Völuspá dijo:

    Encuentro genial la idea pero, como se han dado las cosas en general, es medio complicado proponer algo así sin que algunas personas se espanten o se pasen rollos. Al menos por mi no habría problema (soy varón) ¿Qué mejor que dormir una siesta un día medio frío y finalizar tomando once con algo rico? Yo me atrevería a decir que es el plan perfecto, tanto para una vida en pareja como para una bien construida amistad. Yo feliz viviría una experiencia así, pero de solo pensarlo me da terror considerar que la persona podría huir despavorida. jaja

    ¡Saludos!

    Me gusta

    • De ahí va lo de sacar el estigma que pedía el tuit original, el que debería ser una práctica aceptada socialmente y eso implica que nadie se pase rollos. Sería genial que nadie se pase rollos y podamos disfrutar de siestas compartidas siempre!

      Quizás hay que elegir a la persona adecuada, a la que sabes que no se va a espantar ni huirá despavorida. Hay que tantear terreno primero.

      Me gusta

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s