5 cosas sobre Amsterdam

De lo que amé y lo que odié.

Ya les conté cómo estuvo el paseo por Amsterdam, pero siempre anoto algunas cosas que me llaman la atención sobre los lugares que visito. En el tren, hice una lista con 5 cosas que amé y otras 5 que odié sobre esta ciudad.

Ah, antes de empezar, el disclaimer *rolls eyes*

*Las opiniones vertidas en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien las emite, o sea yo. No son un ataque a la ciudad/país en cuestión, son mi percepción como ciudadana del mundo y tengo derecho a que ciertas cosas no me gusten. Así que si ud se siente ofendido por lo que escribo sobre su ciudad/país, entienda que no es un ataque personal y que todos tenemos derecho a amar/odiar ciertas cosas. En resumen, no sea menso ni me deje mensajes mala onda como cierta señora que no supo lidiar con que yo dijera que en España no había gatos. ¿Ya? Ya. 

 

5 cosas que odié de Amsterdam

El olor a pito everywhere
Claro, allá se puede fumar marihuana en todas partes sin problema, entonces vas caminando, pito; vas al parque, pito; sales del supermercado, pito. Si fuera cigarro alego igual porque hediondo po. Me cargó.

Es muy caro
La estadía es cara, la comida es cara, te cobran entrada a todo! Yo fui a todas las cosas gratis que encontré, porque hice mi tarea esta vez e investigué sobre los lugares que iba a visitar, así que fui a todo lo gratis. Lo único que pagué fue el tour en bote y la entrada al Museo Van Gogh, pero caro caro caro.

Las papas fritas
Ya, no las odié, pero me siento engañada. Tres personas distintas me dijeron que eran las mejores papas fritas del mundo y que una vez que las probara allá, nunca volvería a amar las de acá pero saben qué? Pamplinas. Las probé y ni una gracia. NI UNA. *va al Terragona por una porción familiar*

Faltó identidad
Segunda vez que me pasa y lo lamento ene pero me faltó ver/sentir cómo son los holandeses. Generalmente, esto me pasa con la comida, probando la comida típica uno descubre cosas pero no encontré acá. Pasé por el centro, miré pero no, había comida de todos lados pero en ninguna parte vi comida casera entonces buu.

 

5 cosas que amé de Amsterdam

Bicicletas everywhere
Es lindo que la gente se traslade en bicicleta. No contamina, mete menos bulla, se ve bonito, la gente hace ejercicio por lo tanto, anda más contenta, hay estacionamientos para bicicletas en TODAS partes. Puras maravillas.

Perderse
El guía nos dijo que no miráramos el GPS del teléfono (joke’s on you, guía, porque mi teléfono me odia y jamás me cargan los mapas) y que nos perdiéramos no más por la ciudad, que así se descubren cosas lindas. Tanta razón. Fue genial poder hacerlo, sin miedo a llegar a un barrio malo o que te asaltaran. Me encantó.

Llena pero no tanto
Hay harto turista en Amsterdam, mucho argentino, mucho italiano, pero no es agobiante como en otras ciudades y eso es super cómodo para sacar fotos, para caminar por calles angostas, para ir a mercados, para todo. Es amable hasta para eso esta ciudad.

Los holandeses
El único holandés que conozco es el marido de mi amiga que vive en Nueva Zelanda, así que ya sabía que los holandeses (generalizando) eran simpáticos pero directos, medio brutos pero amables. El guía nos dijo que así no más era. Son buenos para la talla pero también son estrictos, les gustan las cosas bien hechas y siempre velan por el bien del país y la ciudad. Si te ven borracho en la calle, te van a decir que no hagas escándalo, que no botes basura, etc. Ellos, amablemente y con respeto. Bien, po.

La historia
No sabía nada de la historia de Holanda antes de ir y me encantó ver que fueron inventando cosas mientras pasaban, como que todavía quedan muchos apellidos en holandés inventados de cuando los invadió Napoleón, apellidos que significan “odio a los franceses” o “eres un hediondo” porque los holandeses se reconocen como pueblo primero y se protegen, con humor, ante cualquier invasor. También me gustó que antes las calles no tenían nombres sino que dibujos que representaban a alguien o algo, entonces hay calles con un dibujo de un doctor (porque ahí vivía el doctor) o un perro naranjo o una mujer viejita, porque se decían “ahí, donde la vieja” y llegaban! Jajaja. Me encanta.

 

Revisando lo que quería hacer en Amsterdam, me fue rebien. Sólo no bailé porque caminé tanto ese día, de verdad mucho, que no me pude los pies para ir al lugar del baile. De sólo pensar que tenía que volver a salir del hostal y caminar una cuadra me daban ganas de llorar. Estas fueron por lejos las vacaciones más caminadas que he tenido en mi vida y no me arrepiento, vi lugares preciosos y a pie es de lo mejor 😀

Si quieren algún dato en específico (Itzel!) me preguntan no más, porque la verdad no fui a nada muy dateada, fui descubriendo al caminar. Sólo es digo que amé la tienda HEMA, muy barato todo y hermoso en diseño, así que si van a Amsterdam, vayan a Hema.

18 comentarios sobre “5 cosas sobre Amsterdam

  1. No cachaba de las papas fritas, pero me pasó que veía a tanta gente comiendo por la calle que me tenté y pasé a un local donde decía que eran las mejores (ni me acuerdo del nombre) y había una cola larga (la mejor garantía de que eran buenas) y compré unas y si bien eran buenas, no las recuerdo como algo tan insuperable. Más me gustó un waffle con cerezas confitadas y nutella que compré en otro local a orillas de un canal, en el barrio rojo. Era la muerte… es que soy dulcera además 😛
    No lo encontré tan caro en realidad y ahí me compré una cartera que encontré en oferta y que es LO práctico, la amo y no he dejado de usarla desde que volví 🙂 y después de volver igual lo comparo con Islandia y no, definitivamente Islandia la cagó para ser cara.. es que superó lejos a Londres en caritud 😦 Amsterdam era comparable a otras ciudades europeas no más encontré…
    En el resto estoy m´s o menos de acuerdo contigo y el olor a pito… bueh, un sello de la ciudad jajaja.

    Me gusta

    1. Ese local pasaba lleno!!! Jajaja. Yo fui al del lao, quizás por eso no eran las mejores papas fritas del mundo, jaja.

      Es que Islandia es lejos lo más caro de la vida. LEJOS. Pero encontré que Holanda igual era caro y que te cobren por todo me cargó.

      Me gusta

  2. Dudo que las papas sean tan ricas como en Perú y tenemos de todos los gustos y colores XD pero probaría las de Holanda para confirmar, ñam ñam 🙂 Tampoco soporto el olor del cigarro o el puchito agrgrgrgr me da cosas! Fuchi fuchi
    Siento que he viajado contigo, me encanta. Algún diiiia me gustaría conocer esa ciudad. Me da gracia lo de los apellidos y los dibujos en las calles XD te mando un fuerte abrazo ❤

    Me gusta

  3. Olor a pito everywhere ajajaja me encantó 😂 ahora quiero ir sólo por eso jajaja.
    Yo amo que algo tan simple sea algo tan importante como identidad de una ciudad, como son las bicicletas, que incluso las usen como decoración… hermosoooo

    Me gusta

  4. Vivo en Amsterdam al parecer, por el olor a pito digo…

    Oye, yo también había escuchado que tenían las mejores papitas del mundo, pero sigo creyendo que las mejores son las de los peruanos. Lo demás es cuento.

    Es muy muy caro? Por ejemplo una entrada a museo, o un almuerzo normal. A veces creo que Santiago es muy barato y por eso nos caemos de poto cuando estamos en otras partes.

    Qué lindo es perderse en una ciudad desconocida, pero es más lindo como dices tú; poder hacerlo sin temor. Es de mis cosas favoritas cuando viajo.

    Que fome que no hayas encontrado comida típica Holandesa. Me da la impresión que para allá van muchos países :/

    Me gusta

    1. A mi me gustan las papas peruanas pero las papas fritas, sigo prefiriendo las chilenas. O las dos, si no son tan diferentes.

      La entrada al museo de Van Gogh fueron como 13 Euros. Todos los demás museos estaban entre 7 y 15 Euros. No miré almuerzo onda menú, comimos puros sanguches de 4 Euros y papas fritas. Bueno, Santiago ES barato, por dos lucas puedes comer rebien en varias partes (contundente, rico, con verdura).

      Sipo. Yo entiendo que se vaya perdiendo la identidad pero que no haya ni un solo restaurante o puesto de comida típica en un lugar lo encuentro terrible. Por eso me gustan los carritos acá en Santiago, aunque el alcalde quiera sacarlos todos, ahora hay de chilenos, peruanos, colombianos, venezolanos, de todo. Lo encuentro lindo.

      Me gusta

      1. Las mejores papitas son esas que uno frie en casa. Estamos claros. Yo digo las peruanas, porque acá ningún restorán Chileno te da papas de verdad, todas de bolsa y wakala, las odio, en cambio los peruanos te dan de las de verdad y más encima gruesas y crujientes ❤
        Igual sandwich de 4 lucas es caro, para que estamos con cosas.
        Amor a los carritos y a la comida en general!!!

        Me gusta

        1. Ahh, es que yo no frío, pero mi mamá sí y uy, sí, son las mejores. Oye, es cierto eso. Acá hay un restaurant de sanguches peruanos cerca de mi casa y hacen papitas de papa chilena y de papa peruana (onda camote) y diosmio las weás ricas. Cuando vengas, te llevo 😀

          Me gusta

  5. Ahhhh, creo que tampoco hubiera amado eso del olor a pito por todas partes, no me gusta.
    Y me pasó igual que a ti, no me podía los pies por la noche, sólo quería cama y dormir.
    Qué loco lo de las papas fritas, siento que mientras más y más te hablan de una cosa, crean expectativas que no siempre son ciertas.
    Oye! Yo encontré una tienda Hema en el lado donde anduve por Paris, era de dos pisos y para mí fue el paraíso, muy barataaaa.

    Me gusta

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s