Vacaciones: Escocia (Skye, parte 1)

Después de tres días en Holanda, a Escocia los pasajes.

Yo juraba que iba a hacer un sólo post de Skye. JAJAJAJAJAJAJAJA. Tengo demasiadas fotos y muero si dejo más de la mitad afuera, así que esta es la primera parte.

Si buscan un mapa del Reino Unido, podrán ver que bien al norte, más allá de Edimburgo está la isla de Skye, donde había querido ir por AÑOS. Tomé un tour de tres días, así que salí de Edimburgo a las 8 y empezamos hacia el norte…

La primera parada para ir al baño (no fuimos al baño en el río, ah, jaja). Éramos doce personas en el tour más Gill, la guía de Glasgow pero viviendo en Edimburgo, la amé por su buena onda, el conocimiento del país y su historia, y por salirse del itinerario y llevarnos a cosas entretenidas. Ya verán.

 

Aproveché de tocar el agua porque siempre había querido ir a la playa en Escocia y no había tenido oportunidad, así que corrí a meter las manitos al río. Estaba helada pero no tanto como acá, no de la que te hace doler los huesos.

 

El viento hacía que se sintiera más frío.

 

Por ahí mismo, paramos para ver las vacas escocesas. En realidad se llaman Highland Cows, vacas de las tierras altas, y son tan lindas!!! Cuando chicas no tienen tanto pelo pero cuando grandes son así y las amo. A todas les digo Hamish porque conocí a una muy famosa con ese nombre en Irlanda. Me encanta.

 

Seguimos hacia el norte, donde vimos los cerros más altos de las tierras altas. Suena como al Señor de los Anillos, jaja, y parece que han grabado varias películas por este lado; de hecho, pasamos por las montañas que usaron en Harry Potter y la Cámara Secreta en la secuencia del Ford Anglia.

 

Todas las montañas tienen sus historias con mitología, gigantes y vikingos. Paramos a sacar fotos en todas, todas, todas, aprovechando que el día estaba despejado y se veían las montañas (suelen estar tapadas en nubes). Éstas son dos de las tres montañas conocidas como Las Tres Hermanas.

 

Paramos a almorzar en un pueblo que no recuerdo el nombre. Chiquitito, ordenado, muy limpio, con un sol exquisito. Comí lasaña y estaba bien rica.

 

Después seguimos hacia el norte, siempre hacia el norte.

 

Hasta que llegamos al ferry. El plan inicial era cruzar por un puente pero Gill, la guía, dijo nah es muy fome, vamos al ferry! Y fuimos al ferry! Son 170 metros, el punto más angosto que separa Escocia de la isla, y el paso hacia el otro lado son como cinco minutos, apenas (demasiado corto considerando que me enamoré del operador del ferry y no alcancé ni a cerrarle el ojo jaja).

 

Otra cosa que me encantó de este lugar es que el faro funciona como tiendita y es autoservicio, o sea, sacas tu té, tu café, tu galletita y dejas ahí la plata. No hay NADIE que te cobre, nadie que te vigile, nada. Me enamora esa confianza, es el tipo de mundo en el que quiero vivir forever.

 

Llegamos a Skye!! Como llegamos por el sur, vimos paisajes planos y con costa hermosa. Al día siguiente iríamos a ver montañas. Ya eran cerca de las 7 de la tarde y nos dirigíamos a Portree, que sería nuestra base de operaciones por los siguientes dos días.

 

Justo cuando llegamos estaban estos chiquillos, una banda estudiantil de gaiteros. Ese solcito completó la postal, debo decir, estaba todo muy lindo.

 

*pierde toda vergüenza*

 

Portree es puerto. Chiquitito, muy pintoresco, con casas de colores junto al agua y una plaza y sería todo. Ahí comimos fish&chips y después nos fuimos a dormir porque cansa viajar en bus. Además, nos pusieron en un hotel muy elegante que tenía jacuzzi po! Así que lo probé altiro y no le encontré mucha gracia pero ticket en la lista de la vida!

En el próximo post les muestro Skye de verdad. Prepárense para ver mucho verde, mucha belleza natural, mucha maravilla porque pordios el lugar pa lindo. Y yo he ido a lugares lindos, aquí mismo en Chile, pero diosmio.

*para los que planean visitar este lugar (pato!), les recomiendo a ojos cerrados el tour que tomé con la empresa Rabbie’s. Es más caro que otros pero vale mucho la pena por eso de que saben harto de la historia, de los lugares y son resimpáticos (conocí a varios porque almorcé con mi guía un día y la fueron a saludar otros guías y los amé a todos).

7 comentarios sobre “Vacaciones: Escocia (Skye, parte 1)

  1. Qué cool y estilosas se ven esas vacas! Sia les copió el look.
    Me encantó eso de la tienda de autoservicio, creo que es parte del mismo tipo de mundo en el que me gustaría vivir.

    Me gusta

  2. Amo Skye, volvería siempre siempre. Fui dos veces y por suerte repetí pocas cosas. La gente es tan super bien, los paisajes son tan lindos, la historia es tan alucinante, amo todo.
    Me alegro montón que te haya gustado tanto también, y que tus vacaciones hayan sido tan lindas! La guía de Skye parece super bien, me anoto ya el nombre de la empresa para el próximo viaje 🙂

    Me gusta

    1. Síi, la guía hizo el paseo, encuentro. Amorosa, entretenida, medio loca, me encantó. Iría a Skye todos los años, sólo para ver ese verde hermoso y para ver a la gente, aunque no la conozca, porque tienen cara de ser felices.

      Me gusta

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s