El fin de una amistad

Una reflexión y un descargo.

En el Huilo Huilo está esta cosa para limpiarse los pies, así entras al bosque dejando todas las malas vibras atrás.

¿Qué tiene que pasar para que una amistad se termine? Hablo de una amistad de años, de esas que pensabas que durarían para siempre. ¿Qué conflicto o suceso tiene que ocurrir para darle término a algo así? ¿Se tienen que meter con tu pololo/a? ¿Ofender a tu madre? ¿Abandonarte cuando necesitabas apoyo?

Traicionar la base de una amistad, sobre todo una que parece eterna, es difícil y complicado. ¿Quién pone el límite? ¿Va cambiando ese límite? Porque pienso en que las personas cambian, todos lo hacemos, y nuestras sensibilidades sobre ciertas cosas también van mutando entonces lo que no me molestaba antes ahora quizás me ofende sobre manera.

¿El como dos personas formaron amistad define el cómo terminarán esa amistad?

En mi historia personal, tengo dos ‘amigas’ que terminaron conmigo; con 15 años de diferencia -por lo tanto con dos ‘yo’ muy distintas- se fueron de mi vida. Una, la primera, me lo dijo en la cara. La segunda, hace un par de años, me sacó de todas las redes sociales de un día para otro. La de 15 años resultó ser más madura y honesta que la adulta.

Creo que nunca he terminado con una amiga porque siempre pienso que las cosas se pueden arreglar y nunca pasan cosas TAN graves como para terminar una relación así. He tenido ganas, no lo niego, de terminar una relación amistosa por varios motivos pero nunca lo he hecho, quizás por cobarde, quizás por pajera, me convenzo que es porque me cargan las confrontaciones entonces lo dejo estar.

Entonces, ¿en qué momento digo basta? ¿En qué momento la otra persona me aguanta hasta decir basta? Porque que ya no te sigan en las redes sociales es una pista, no? Que sólo tu les comentes cosas en Twitter o en Instagram o donde sea?

La lata que a mi me da, y que da pie a este post, es que no sean capaces de decirte en la cara cuál es el problema. Porque una cosa es molestarse por algo (y yo sé que puedo ser muy mala onda con gente pero nunca sin razón) y otra es desaparecer sin más, como si la amistad diera muy lo mismo. Bueno, en realidad a estas alturas, para actuar así, quizás da muy lo mismo. Quizás este es el momento de decir adiós, sin peleas ni conversación alguna, simplemente apretar ese “borrar amistad” y usarlo como metáfora para la vida pero literalmente. Da pena, da lata, un poco de rabia, pero pienso que quizás es mejor eso a sentirse dolida cada vez que no te contestan, que no te etiquetan, que te hacen a un lado. Quizás llegó el momento.

14 comentarios sobre “El fin de una amistad

  1. Creo que este es uno de los post con el que más me he sentido identificada. Me pasó. Una amistad de más de 7 años, un ahijado de por medio, de esas amistades que tu dices, con ella voy a China y vuelvo, ese tipo de amistad. Y paf, silencio. Y después de mucho pensar, discutir conmigo misma, decidí que no quiero una amistad por la cual tenga que luchar sin entender cuál es la lucha, que una amistad sí requiere esfuerzo, pero de ese esfuerzo que no es esfuerzo (me hago entender?), que cuando la cosa es forzada, ya la tengo que dejar ir.
    Abrazo para ti y tranquilidad no más.

    Le gusta a 1 persona

  2. Cuando chica no me llevé tantas decepciones como ahora. Da mucha pena, lata, es un duelo penca, pero qué se le va a hacer? y así como se va gente de la vida de uno, sin pensarlo llega otra gente y eso me admira, como siempre puede aparecer gente en forma insospechada en la vida de uno. Hay que seguir adelante no más, ellos se lo perdieron… 😦

    Me gusta

  3. Lo único que te puedo decir es que así es la dinámica con las personas, nada es para siempre, sobretodo las relaciones que dependen de tantas variables. Lo que importa es que uno se rodee de gente que realmente sea un aporte en nuestra vida. Al final este camino se vive solo una vez y no vale la pena arrastrar compañías que no aportan. Duele, siempre duele darse cuenta que el otro no es lo que uno espera, pero ese es el error, las personas nunca son lo que uno espera ya que están en constante cambio, tal como uno mismo. Y hay que aceptar eso, ya que asi como se van personas de nuestra vida también llegan nuevas.

    Te mando un abrazo gigante ya que se lee que estas triste y espero que tu pena pase pronto.

    Le gusta a 1 persona

  4. Pucha me ha pasado más veces de las que querría, por alguna razón me ha costado a lo largo de la vida mantener lazos de amistad verdaderos y duraderos (obviamente no sólo por culpa de esas amistades, algo tengo que hacer yo tb para que asi se den las cosas), por lo mismo es que ahora de grande cuando considero a alguien amiga/o trato de cuidar ese lazo, estar presente y preocuparme (soy media ingrata asi que hago el esfuerzo). La vez que me dolió más fue con una amiga de la U, nos hicimos amigas carreteando en la playa con un grupo grande, nos amanecimos contandonos nuestra vida y fue bkn 😦 Pasó el periodo de la U y seguimos en contacto, hasta que le resultó con el mino que desde años quería y siento que ahí “todo se derrumbo”. Le escribía correos, de 3 me respondía 2 y a los dias después, siempre con la excusa que la pega, que el tiempo y que porfa la perdonara. Un día, por correo ya que no hablabamos, le dije que me dolía su distancia, que no sabía si había hecho algo que la molestara, pero que no seguiría insistiendo ya que cómo todo, las cosas tienen que fluir y que si se fuerzan, no valen. Desde ahí le eliminé de mi lista mental de amigas y sólo muy de vez en cuando nos saludamos para algo (cumpleaños), hasta tiramos la talla por wasap una vez al año, pero me duele no contar con ella ya que confiaba mucho en su amistad y da mucha lata sacar a alguien de tu vida y no saber qué pasó.
    Pero cómo en todo, sanidad mental antes que nada!! Un abrazo para ti, que tengas buen finde 🙂

    Me gusta

  5. SOL-TAR , es el famoso secreto de la felicidad, tan simple como eso. A las personas, recuerdos, cosas, todo. No se trata de olvidar o negar, todo lo contrario, aceptar que ya jué nomás y que la vida es como el agua.
    Obvio que el duelo es parte del proceso, pero quedarse pegá más de lo necesario o intentar entender lo inentendible, no es sano. Cuando nos enojamos, taimamos o frustramos tanto es porque queremos controlar como siente, piensa y actúa el otro y no po, pa qué. Es dificil y tb me cuesta, pero lo tengo tan interiorizado y te juro que es liberador.
    La gente va y viene, es como un recorrido en tren por diversas estaciones. Nosotros somos el tren, obvio.

    Le gusta a 1 persona

  6. Entiendo tu dolor, porque lo he sentido y cuando una no entiende o no hay razón clara, es peor. Creo que en esos casos hay que simplemente darse cuenta que por alguna razón ya no eres importante y es como eso: “simplemente no te quiere” y ya. Es duro, incomprensible, pero lamentablemente es y es más común de lo que una quisiera…extraño la sinceridad, aunque sea dura.
    Mi última amistad terminada fue por pelambres. Gente adulta que espero que nos fuéramos para hablar mal de nosotr@s (mi pareja y yo). Me dio tanta pena/rabia porque estoy pasando por un mal momento y usaron eso para hablar…después de eso no se merecen ni siquieta una explicación. Aunque igual una de ellas lo sabe y otro amigo ya se dio cuenta y asumió que ya no somos parte de ese grupo.

    Me gusta

  7. Qué difícil es dejar ir, sobre todo si aun sientes cariño por esa persona, pero lo peor que puedes hacer es enojarte, mejor deséale suerte y buen viaje. Enfoca tu cariño en los que sí están presentes.
    Todos vamos y venimos, y eso es lo bonito, que hay más personas con quienes encontrarnos en el camino.

    Me gusta

  8. Creo que ya te he contado algo en posts anteriores pero he pasado por dos situaciones similares. La primera vez fue hace ya 15 años y éramos jóvenes. Yo me mudé a Barcelona a estudiar, conocí gente en el fandom de Harry Potter y entre ellas a una chica con la que conecté de inmediato (pese a que ella era muy introvertida). Al cabo de un par de años me pasó lo que a muchos, ella fue distanciándose y poniendo excusas para no quedar pero nunca me habló del tema… hasta que un día me escribió un e-mail diciéndome que había visto muchas cosas en mi que no le gustaban, aunque no especificaba cuales. Lo hablamos por correo (no hubo manera de hacerlo en persona) pero no saqué nada en claro y ella dejó de escribir, así que con mucho dolor acepté que no le interesaba mantener la amistad.

    Algo parecido me pasó el año pasado, aunque fue con alguien que vivía en otro continente y a la que veía una o dos veces al año (y a quien me sentí muy unida pese a la distancia y a sabiendas de que pensábamos muy diferente) … después de una situación parecida en la que ella se distanció y me ignoró pese a que lo hablamos harto cuando nos vimos en persona ella no hizo nada para que la cosa mejorara. Yo lo pasé mal, y cuando decidí darme un respiro del tema empezaron los reproches (tampoco ayudó que una supuesta amiga común metiera cizaña). Volví a explicar mi postura porque yo también creo que todo puede arreglarse, ella siguió con reproches y después de un mensaje bastante desagradable que me mandó en Navidades decidí que lo más sabio era soltar y aceptar que la amistad no iba a ninguna parte… después de un año de duelo, me sentí liberada… guardo buenos recuerdos de esa amistad, pero la gente cambia (también servidora) y no se pueden forzar las cosas. Ojalá hubiera hecho lo mismo un año antes, o 15 años atrás 🙂

    Espero que tu también consigas esta paz, Nat! Un abrazo bien fuerte ❤

    Me gusta

  9. Me da mucha pena aceptar que yo he sido la amiga que abandona y lo he hecho varias veces, mis distanciamientos han sido de tajo y hasta es problema que he hablado con psicólogo, a la conclusión que llegué alguna vez con mi terapeuta es que yo fui una niña abandonada por mi madre (abandonada en el sentido emocional) y que antes de que me vuelvan a abandonar, yo abandono. Pero ahora que ya lo he trabajado en terapia y que soy una adulta que cuenta con herramientas para salir adelante he tratado de fortalecer mis relaciones con otras mujeres, me cuesta mucho todavía pero lo estoy intentando. Primero que todo estoy sanando la relación que tengo conmigo misma, no es fácil y es algo muy paradójico pues en verdad tengo muchas ganas de hacer amistades fuertes con otras mujeres y cuando he encontrado esa compañía y alegría con amigas me he fortalecido tanto. En fin, que así somos algunos bichos humanos. 🙂

    Le gusta a 2 personas

  10. Entiendo (y mucho) lo de preferir evitar confrontaciones, pero ¿no está la posibilidad de preguntar directamente que pasó?, a veces duele mas la duda, y el no saber xq están sucediendo las cosas que el hecho en sí.
    Y luego de eso, solo soltar como te pusieron arriba, la gente va y viene de nuestras vidas, ellos cambian, nosotros cambiamos, y entremedio, a veces logramos seguir juntos con todas las diferencias y similitudes, y a veces simplemente no. Aunque eso no haga que sea menos doloroso.

    Mucho animo.

    Me gusta

  11. Pucha, me voy a basar ridículamente en que nacimos el mismo día y somos capricornio jaja, pero cuando uno es una persona leal con sus amigos creo que es cuando más duelen estas cosas. Mi visión es que las amistades tienen que ser recíprocas y cuando uno siente que da mucho más que el resto entonces no es una relación que valga la pena. En mi caso he sido yo la que he terminado ciertas amistades porque me llevé decepciones muy grandes, “traiciones” en temas que eran muy importantes para mi, amistades que quisieron perjudicarme o que me juzgaron injustamente, y con esos amigos para qué se quieren enemigos, no?

    Le gusta a 1 persona

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s