Fin de Semana de Películas #215

Cuatro películas.

 

Disobedience
Ronit vuelve a su Londres natal al enterarse que su padre ha muerto. Ahí vuelve a encontrarse no sólo con su familia sino que también con las directrices que siguen al vivir inmersos en la religión judía. Nadie quiere a Ronit ahí, aunque la aguantan porque es la hija del rabino que ha muerto. En ese ambiente sombrío y monocromático, Ronit intenta ponerse al día con sus mejores amigos, a quienes no veía hace muchos años, y descubre que no todo ha cambiado completamente.

Rachel Weisz es de mis actrices favoritas de la vida, veo prácticamente todas las películas y series que hace. Acá, es la protagonista, la Ronit que tiene una vida bonita aunque algo solitaria en Nueva York y vuelve a Londres a una vida muy apagada, muy normada, muy ajena ya a quien ella es. Su desobediencia partió antes, no sabemos bien cuándo, sólo sabemos que ella es la excepción, pero no es la única y ver las ganas de la otra parte por finalmente ser libre es fuerte. No te puedes negar a ti misma ser quien de verdad eres, amar a quien de verdad amas, y quizás esa sea la moraleja del asunto.

 

 

Mil Veces Buenas Noches
Rebecca (Juliette Binoche) es fotógrafa en zonas de conflicto en África y en Medio Oriente. Durante una misión en que las cosas no terminan bien, vuelve a Irlanda con su esposo (Nicolaj Coster-Waldau) y sus dos hijas. Ya pasado el miedo e intentando adaptarse a la vida doméstica, Rebecca debe decidir si la promesa que le hizo a su marido de no volver a las zonas de conflicto se mantiene o no.

Tuve sentimientos encontrados con esta película. En realidad con la protagonista. Rebecca es una mujer que no teme, se mete a las carpas de los refugiados o de los campamentos en guerra sin chistar, es la que camina hacia el conflicto con la cámara lista, es su vida, su trabajo y lo ama. Pero tiene una familia y esa familia no entiende cómo es capaz de poner su vida en riesgo mortal cada vez que toma esas fotos. Y ella les dice que los ama, que lo va a dejar por ellos; pero al final esto es casi como una droga, no lo puede dejar. Exige entendimiento, a su esposo, a su hija mayor, y ahí entro en conflicto yo porque si bien denota un egoísmo gigante en el que sus deseos son los importantes y los demás exageran, entiendo que le debemos mucho a la gente que se arriesga por ir a esos lugares a contar las historias de mucha gente que de verdad no tiene nada. Al final la película es como una oda a los reporteros de guerra, los héroes que nos traen esas historias y permiten que el mundo conozca las atrocidades que ocurren. Al ritmo que va el mundo, no sé si vale tanto la pena, la verdad. Qué triste.

 

 

 

Some Kind of Wonderful
Keith (Eric Stoltz) es un chico muy normal y algo tímido, que trabaja de mecánico para ayudar en la casa. Como todos en su escuela, está enamorado de Amanda Jones, la chica más popular, así que cuando ella termina con su novio de siempre, él decide invitarla a salir. Su mejor amiga, Watts (Mary Stuart Masterson), lo ayuda, aunque siempre le hace saber que no está de acuerdo con el plan porque es más que seguro que la tal Amanda sólo quiere jugar con él. Pasan cosas.

AMO ESTA PELICULA. En realidad no todo, obviamente. Es del 87 (muchosaños), así que el machismo en ella es diosmio mátenlos a todos, sobre todo al personaje de Craig Shaeffer que osa gritar un “no te metas con mi propiedad”, en el que la propiedad es la chiquilla en cuestión. O SEA. Pero sigamos, me super fascina que al final -y sorry por los spoilers pero esta cuestión tiene treinta años- las chiquillas son super civiles entre sí, Amanda se da cuenta que Keith no la quiere a ella -en realidad no- y ella le hace ver eso, con mucha gracia, muy amorosa. Watts es una super buena amiga, aunque obviamente está enamorada de Keith, pero sigue siendo buena amiga, lo apaña en todo, le da consejo, lo ayuda, maravillosa; y le da lo mismo que la traten de lesbiana (el insulto por default de la época), porque toca la batería y usa el pelo muy corto. No pesca. ❤

Si bien me di muy cuenta que Keith es muy tonto, jaja, igual no es mala persona. O sea, ni ca gastaría los ahorros de la vida para comprarle un regalo a la niña que me gusta, jamás, pero se supone que el gesto es lo que importaba y ya, juguemos. Si al final es ficción. Y de las películas de John Hugues, es la que más me gusta, es que le funciona muy bien la química a los actores y Mary Stuart Masterson nunca volvió a salir tan re bonita en ninguna película, me encanta. Qué será de ella?

 

 

13 Hours: Los Soldados Secretos de Benghazi
Año 2012. Estados Unidos mantiene una oficina consular en Libia, en medio del conflicto que siguió a la muerte de Gadaffi. El Embajador, que en realidad no tiene embajada y -por ende- no cuenta con los derechos internacionales reservados a ellas, decide visitar y para eso la seguridad incluye a un grupo de hombres secretos, que no aparecen en los libros pero que terminan siendo cruciales para la defensa del lugar. Todos son ex algo (ex marine, ex CIA, ex ejército), y como buenos soldados y hombres de familia, acuden a salvar a la patria donde se les necesite, y porque el pago es excelente, claro.

¿Me creen si les digo que mientras veía la película, por ciertas tomas y diálogos, me dije oye la cuestión exagerada, ni que fuera de Michael Bay? Y es de Michael Bay. Cuando vi su nombre al final de la película todo me hizo sentido. Le gusta la parafernalia patriota al tipo y se nota, pero al menos acá no exagera tanto y las reserva para el final. Elegí ver la película porque tiene de protagonista a John Krasinski (AMAMOS) y quería verlo de héroe de acción. Me encantó. El grupo que forma con sus compañeros en Libia es bien bueno, funcionan muy bien. La película tiene harta sangre, harta bala y mucha explosión, por supuesto.

Como no tuve Internet en mi casa el fin de semana tuve que recurrir a lo que tenía en el computador para entretenerme y por eso vi esta película. Ahora me di cuenta que está en Netflix, así que si quieren verla, está a un click de distancia.

4 comentarios sobre “Fin de Semana de Películas #215

  1. Vi Disobedience hace poco y me re encantó, incluso los nombres mega judíos me encantaron. Rachel McAdams es mi gran amor platonico femenino y amé.
    Veré la de Krasinkski por, bueno, Kraskinski xD Nunca te olvidaremos Jim Halpert! Lo que no sé es si está en Netflix España, todo nos llega tarde.

    Me gusta

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s