Actores: Bruce Willis

Como buen miércoles, hoy toca post de actor! Y con tanto terremoto no podía no elegir al superhéroe por defecto, al único que le creo que puede salvar al mundo de lo que sea. LO QUE SEA.

Desde niña que sigo a Bruce Willis. Mi mamá veía Luz de Luna y yo la veía con ella. En esa época, Bruce Willis era de esos pelilargos con entradas eternas pero igual una lo encontraba guapo y buena onda, eso de reírse para el lado le ha servido siempre. Y yo ahí, chica pero fan igual, quería que se quedara con la rubia protagonista y sufría porque no pasaba nada. Si lo de la tensión sexual siempre ha funcionado.

Con el salto a la pantalla grande, lo seguí. Y ahí vi un montón de películas idiotas (TODAS las Mira Quien Habla, porque él hacía la voz del hijo de John Travolta, de la guagua protagonista) y entretenidas (Duro de Matar, El Último Boy Scout, La Muerte Le Sienta Bien). No soy fanática de las películas de acción, me aburren de una manera espectacular, pero igual veo las de Bruce porque sale Bruce y eso igual le añade su noséqué y me entretengo cuando está en pantalla.

Como que es bueno pa la talla Bruce. Como que igual sus personajes son todos iguales pero no me importa. Disfruto de sus películas, disfruto que siempre que algo grave va a pasar en ellas como que entrecierra los ojos y le brillan y pone cara de loco, pero eso significa que va a quedar la cagá y eh eh eh! Bruce es la excepción, eso sí, porque con otros actores no me pasa igual y chao no más con sus películas.

Llegamos a 1992 y aquí Bruce decide raparse. Con el rapado llegó 12 Monos que, aunque tuvo harta publicidad por Brad Pitt, yo vi a ojos cerrados por Bruce (magnífico personaje) y por Madeleine Stowe. 12 Monos salió más o menos en la misma época que Tiempos Violentos, pero como Tarantino me marea, siempre preferí la historia futurista apocalíptica de los monos. Le tengo cariño por ser una película inteligente, no sólo bla bla bla.

Hay decenas de otras películas entre medio, y creo que las he visto todas, pero quiero detenerme en una de mis favoritas de la vida: El Quinto Elemento. Qué películas más maravillosa. Amo cada segundo de ese film. Me fascina que sea colorinche, que Gary Oldman haga de malo (de nuevo) pero con pelo raro y seseo, que el futuro sea extraño pero familiar a la vez, que incluya mitos de la antigüedad, que entregue un mensaje real a pesar de ser tan fantástica. Podría verla 500mil veces y no me aburriría. Me la sé casi de memoria, tengo hartas frases de la película pegadas (Multipass! Super green!) y me encanta.

Más películas entre medio y llegamos al Sexto Sentido, que me hizo tener pesadillas como a cualquier persona cobarde como yo le pasa. La fui a ver al cine (mal!) y creo que estuve la mitad del tiempo mirándome los zapatos porque todo me dio terror y la música es espeluznante. Nunca descubrí el súper secreto de la trama y eso hizo que me gustara más aún. Qué pena que Shyamalan se haya convertido de a poco en el peor director de la historia. Vetado de por vida.

Tras un par de episodios en Friends (buenísimo), esa película con el niñito gordo (me encanta) y cameos varios en películas que dan lo mismo, Bruce como que se dio cuenta que a pesar de los años igual podía seguir siendo héroe de acción. O sea, si Harrison Ford puede… Así que empezó a hacer lo que mejor sabe hacer y apareció en una nueva entrega de Duro de Matar (la 4!), Lucky Number Slevin, Sin City, Alpha Dog y varias más, algo independientes.

La última que vi de él fue Red, donde sale con Morgan Freeman, Helen Mirren y John Malkovich, sobre un montón de ex espías que deben hacer un último trabajo. O sea, vean los nombres, estaban retirados todos hace rato pero tienen que volver al ruedo y es tan divertido verlos. Ay, la vejentud! Me reí mucho con la película. Muy buena.

Ése es Bruce Willis. Un tipo rudo pero que llora, un gallo que siempre desenfunda la pistola pero tira la talla mientras lo hace. Como dije al principio, es al único que le creo que puede salvar al mundo. Después de todo, dio su vida por todos nosotros en Armagedón, sin pestañear, excepto por la lágrima traicionera que dejó caer al ‘despedirse’ de su hija. Si Bruce dice que nos salvamos es porque nos salvamos. Qué Mel Gibson ni Jason Stratham. No. Bruce Willis. Punto. Aunque sea la voz del mapache en Vecinos Invasores.