Fin de semana de película

Como no tengo tiempo en la semana para ver películas, dejo el sábado y domingo para instalarme frente a la tele a ver los filmes que tengo guardados. Mi meta anual es ver 100 películas al año, así que hacerse el tiempo para lograrlo a veces es difícil. (Quizás en la semana hago un flashback a enero y les cuento de las películas que vi ese mes, para no dejarlas fuera).

Este fin de semana, vi tres nuevas películas, así que empecemos:

Textuality

¿Ven cómo salen los actores con los teléfonos en la mano en el póster? Se supone que la historia va sobre cómo estamos todos hiper conectados, sin soltar el teléfono ni en la cama y cómo afecta eso nuestras relaciones amorosas, de amistad, de trabajo. El problema es que no hay mucho de eso. Sí, se mandan mensajes de texto y hay harto rompimiento de relación a través de msm (lo peor!), pero en resumen es la típica película sobre el tipo buen mozo que tiene como tres pololas y arregla las citas a través del teléfono; y de una muchacha que también tiene como tres pololos y hace como lo mismo. O sea, pfftt.

Conseguí la película porque sale Carly Pope, algunos la recordarán de Popular (qué buena esa serie). La he visto en otras ‘comedias románticas’ y me sorprende cómo con el tiempo ha ido aumentando sus tics y disminuyendo la calidad de las cosas que elige hacer. Mal, Carly. Te teníamos fe.

The Deep Blue Sea

Rachel Weisz. Esa era razón suficiente para ver esta película y esperarla por meses. Sale también Tom Hiddleston y, aunque me había gustado en Thor, no lo había visto actuar mucho así que no sabía qué esperar.

No he leído el libro así que no sé si es elección del director o una adaptación fiel el hacer la película con un tono bien lento, con harta sombra, casi como con desconexión y esa sensación de “todo se va a acabar en un segundo”.

Hester (Rachel) está casada con un juez a punto de jubilar pero se enamora de Freddie (Hiddleston), un piloto que lo pasó mal en la guerra. El affair es tórrido, de esos que te hacen doler la guata, pero pasan cosas y, por lo menos yo, no entendí por qué esta mujer estaba tan enamorada de este tipo. Quizás el deseo de querer algo nuevo, algo mejor, algo que la despertara interiormente era más fuerte que quedarse en casa con su marido y su estricta madre; quizás todo eso se confundió en amor y pasión y por eso es tan inconcebible para Hester dejar de estar con Freddie.

Como amo las películas sobre la Segunda Guerra Mundial, amo la ropa, el estilo, la música por sobre todo, así que igual me gustó esta película. Me recordó en algunos momento a “The End of the Affair”, la versión con Julianne Moore y Ralph Fiennes, y eso no tiene nada de malo.

Forget Me Not

Esta película me engañó. La bajé porque sale Tobias Menzies (Brutus en Rome) y me encanta y hey, no sale vestido de época. Pensé que iba a ser la típica comedia romanticona pero a la inglesa y me encontré con una versión British de “Antes del Amanecer”.

Will (Menzies) intenta suicidarse en su departamento cuando escucha gritos en la calle. Al mirar por la ventana ve que están atacando a una mujer así que baja a ayudarla. De conversación en conversación, paseo en paseo, Will y Eve pasan 24 horas juntos, hablando de la vida, de sus relaciones, de experiencias pasadas, etc.

Podría ser una copia mala de “Antes del Amanecer”, película que adoro, pero termina siendo una versión nueva, no copiada, con personajes creíbles a los que de verdad entiendes en algunos momentos y en otros no sabes para dónde van. Eso te mantiene atento y ¿no es eso lo que busca uno en una película? Cuando me empiezo a distraer y hago listas para el supermercado sé que la película no me gustó nada.

Tiene un final un tanto cursi para mí, hubiese sido feliz sin eso, pero de que está bien escrita, bien actuada y con una banda sonora que quiero ahora ya, no se puede negar. Recomendable para las romanticonas que quieren ver enamorarse a gente linda pero medio cagada.

Ya, y hoy en la noche son los Oscar así que mañana les cuento cómo me fue con las predicciones. 🙂