Fin de semana de películas

Estuvo variado este fin de semana. Alcancé a ver cuatro películas muuuuy diferentes, en trama y en calidad.

Supongo que me interesó esta película por los actores? La tenía hace tiempo y ayer revisando qué podía ver, me acordé que sale Martin Freeman y le puse play. Me cargan estas películas tipo Closer que se las dan de introspección y cómo gente externa le cambia la vida al protagonista, cuando en realidad son una excusa para mostrar a actor A emparejarse con actor B. O me recordó demasiado a Closer en el tono y me carga Closer, no sé. No me gustó. Después me di cuenta que la dirigió Anthony Minghella y me dio penita porque era rebuen director pero igual me cargó la película. No es mala pero es de esas películas en que me da ganas de cachetear a todos los personajes y eso no es bueno.

Para quienes no la han visto, aquí Jude Law está emparejado con Robin Wright y tiene un negocio con Martin Freeman. Entran a robar a su negocio y el jovencito culpable es el hijo de Juliette Binoche. La cuestión es que Jude termina involucrado con Juliette pero después no y blah. Whatever.

Pero si pensé que eso era lo peor que iba a ver el fin de semana, estaba muy equivocada. MUY. Hacía mucho tiempo que no me aburría tanto con una película, hacía tiempo que no contaba los minutos para que terminara (los últimos 38 fueron insufribles).

Supongo que es porque no soy el público objetivo. No soy gringa ni fui a campamento, así que es imposible que me relacione con ninguno de estos personajes. Lo más terrible es que sale harto actor conocido simpático, el problema es que a la mitad de la película como que hasta ellos se cansan de ser ellos mismos y empiezan a tomarse todo a la chacota y la película se ríe de sí misma. Al menos alguien se rió porque yo la encontré muy, muy mala. De nuevo, no soy el público objetivo. Ni siquiera Amy Poehler, a quien adoro, pudo salvar esta porquería. Ojalá pudiera borrarla de mi cerebro.

La pillé en la tele el sábado en la mañana y me quedé pegada. Me encanta Phineas y Ferb, me quedo viéndolos cuando sea que los agarre en la tele. Me río un montón. No sabía que estaba viendo la película hasta bien entrada ya en la trama y sólo por la cantidad de comerciales que daban.

Aquí Phineas y Ferb crean un portal hacia otra dimensión y en la otra dimensión el Doctor Dooferzschmidt es casi Hitler, todos le rinden pleitesía y tiene un ejército de robots que hacen el trabajo sucio por él. Incluso, Perry trabaja para él! O sea, todo lo que el Dooferzschmidt de esta dimensión quiere ser. Igual me dio penita pero me reí mucho. La cuestión es que en la otra dimensión hay un movimiento de rebeldes comandado por Candance (Candace!!) que quiere derrotarlo, y todos los amigos de Phineas y Ferb ayudan también. Me encantó Bajir como el cerebro de las operaciones y Beauford con su “estaba en la resistencia pero me volví tan bueno que empecé a resistirla.” Todavía me río.

La película es como un capítulo extendido de la serie pero es súper entretenida, ya les dije que me reí muchísimo. Salen todos los personajes de siempre así que no se echa de menos a nadie. Muy, muy buena. 🙂

Miren el póster, por favor. ¿Cómo podría yo no ver esta película? Incluso considerando que me carga Colin Farrell. Ed Harris y Jim Sturgess hacen que me aguante el odio y la vea igual.

The Way Back cuenta la historia de un puñado de prisioneros de un gulag en Siberia, que en 1941 escapan y comienzan una larga caminata hacia la libertad, a la India. Se supone que la película está basada en una historia real pero leyendo sobre el tema, parece que no era tan verdad. Igual no le quita mérito a la película, creo, que está muy bien lograda.

Las actuaciones son increíbles. Desde Mark Strong, que tiene un papel chiquitito al principio, aunque a mi siempre me gusta; a Ed Harris, a quien adoro desde que vi El Secreto del Abismo (pucha la película buena esa!) y Saoirse Ronan, que hace de una adolescente que se une al grupo a mitad de camino. Hasta Farrell no me cayó tan mal y eso se agradece.

Como dije, la película está bien lograda. Me reí, me emocioné, me puse nerviosa cuando pensaba que los iban a pillar, derramé mis buenos lagrimones también. Se las recomiendo a ojos cerrados.

Esas fueron las películas de este fin de semana. Ahora me voy a buscar mis huevitos de chocolate. Ñami.

Actrices: Keira Knightley

No sé qué tiene Keira Knightley. No es muy buena actriz pero aparece en películas que me interesa ver; no es muy bonita (es demasiado flaca como para ser bonita) pero tiene un noséqué que hace agradable mirarla. Al menos a mi me provoca eso y, por lo mismo, siempre veo sus películas.

Hija de un actor y una escritora, Keira Knightley empezó a trabajar frente a la pantalla bien joven. Hizo papeles secundarios en películas para la televisión británica hasta que George Lucas decidió incluirla en su Amenaza Fantasma (o como que llame, me niego a buscarlo) como la doble de la Reina Amidala. Y sí, Keira se parece a Natalie Portman pero se parece mucho más, sobre todo en los gestos y en como actúa, a Winona Ryder. Quizás por eso me gusta.

El primer rol real de Keira fue en Bend It Like Beckham, que yo jamás pensé que vería porque a)me carga el fútbol y b)entre las películas de deportes, las de fútbol deben ser las más fomes del lote. Pero con ese cuerpo de niño y esa sonrisa simpática, Keira se ganó el corazón de la audiencia y empezaron a llamarla para hacer más cosas, entre ellas, una versión nueva del Doctor Zhivago, que no he visto pero se ve medio pobre.

Claro que después como que dio con el premio gordo porque llegó a sus manos Los Piratas del Caribe, con súper ventas incluido, Johnny Depp y Orlando Bloom en el triángulo y como quince mil secuelas que la siguen poniendo en las noticias y en los tabloides. Me dicen que son entretenidas y de todas las películas que ha hecho Keira, estas deben ser las únicas que nunca he visto enteras. Considerando lo famosas que son, es como raro. Bueno, sigamos.

Entre la primera Piratas y la segunda, Keira hizo un montón de cosas maravillosas: Love Actually, esa sinfonía de historias de amor encabezada por Hugh Grant, Bill Nighy, Alan Rickman y taaaaaaanto otro talento británico que de puro pensar en los nombres me hace sonreír y llorar a la vez; King Arthur, que aunque de drama histórico tenía bien poco y no me gusta Clive Owen, es hiper entretenida y como me gustan las películas de la época medieval, la disfruté a concho y me encanta; The Jacket, una película que pasó piola pero que es muy, muy buena, y Keira comparte créditos con Adrien Brody, recién salido de su Oscar por El Pianista.

Además, hizo dos películas muy distintas pero en las que funciona muy bien, demostrando que es más que una cara bonita (de verdad creo que esta es como la época de oro de esta chiquilla, puras películas buenas). Una de ellas es Dominó, donde toma el rol de Dominó Harvey, una chica de plata que pasó de ser modelo a buscadora de tesoros/asesina a sueldo, drogadicta y malas pulgas. Basada en una historia real, Keira tuvo la oportunidad de conocer a la verdadera Dominó antes de que muriera de una sobredosis y creo que eso la ayudó mucho a conectarse con el papel porque de verdad que la película me gustó harto.

La otra es mi segunda película favorita de todos los tiempo forever amén: Orgullo y Prejuicio. Tengo pensado dedicarle un post especial a esta película así que no quiero hablar mucho de ella ahora, pero amo todo y cada segundo de film que ella significa. Keira estuvo muy pero muy bien en ella, demostrando el rango de su talento y de lo importante que era este rol para su carrera. Amo esta película.

Tras el éxito comercial y de crítica de Orgullo y Prejuicio, Keira se hizo hiper famosa y siguió haciendo películas, comerciales e independientes. Tras terminar dos secuelas de Piratas del Caribe, hizo The Edge of Love con Sienna Miller (bonita pero olvidable, lo que más recuerdo es que llovía mucho y ambas usaban falda y calcetas largas y eso me dio frío); The Duchess, donde lleva el peso completo de la película al protagonizar la vida de la Duquesa Georgiana, vestidos y peinados gigantescos incluidos; y Atonement, junto a mi queridísimo James McAvoy. Reconozco que me gustó harto la película porque odié el libro, creo que incluso lo tiré lejos más de una vez y con fuerza, pero la película se hace soportable porque salen actores que me gustan. Además que la última escena es una maravilla. Igual te odio Briony. Con furia.

Aquí encuentro un cambio en las elecciones y en la postura de Keira. Empieza a hacer películas más ‘adultas’. Ya no es la jovencita de la película, aunque sigue siendo muy joven, y opta por películas más bien independientes pero basadas en libros o historias profundas, complicadas y reconocidas por la crítica mundial. De este período salen Never Let Me Go, que me rompió el corazón en mil pedacitos; Last Night, con Guillaume Canet y reconozco que esa fue la única razón por la que la vi; London Boulevard, con el apestoso Colin Farrell (sorry) y A Dangerous Method, donde es la paciente que tratan Jung y Freud a principio del siglo pasado.

Ahora prepara una nueva versión de Ana Karenina y pronto se va a estrenar una película donde hace pareja con, rarísimo, Steve Carell. Me cuesta imaginármelos juntos pero es una comedia sobre el fin del mundo, así que ojalá sea entretenida, al menos.