Actores: Bill Nighy

Pocos actores podían hacerle peso al post de Actrices de ayer, después de todo Meryl Streep la lleva; pero creo que elegí bien así que aquí les va una especie de hiper resumen de la carrera de mi muy querido Bill Nighy.

Seguir leyendo “Actores: Bill Nighy”

5 personajes de Harry Potter que ODIO

Puede que terminen odiándome a mi, pero es lo que es. Hay varios personajes en Harry Potter que aborrezco con alevosía, los patearía en el suelo con gusto y cero arrepentimiento, porque me caaaaaargan. Por distintas razones, claro. Y aquí están. Dun dun duuuuun. Jajaja.

Seguir leyendo “5 personajes de Harry Potter que ODIO”

Cosas que amo: los musicales de Harry Potter

Me encantan los musicales. El que un grupo de ñoños fanáticos haya pensado en utilizar mi tema favorito de la vida para crear un musical de proporciones estratosféricas (¿literalmente? jaja) es haberle dado en el clavo en las cosas que Nat amará para toda la eternidad.

Seguir leyendo “Cosas que amo: los musicales de Harry Potter”

Top 5 Personajes de Harry Potter

Me costó un montón poner sólo cinco nombres. Casi hago dos listas, medio-haciendo trampa, una con los personajes principales favoritos y otra con los secundarios. En realidad con los nombre que incluí aquí sí me resulta hacer otra lista! Jaja. Win.

Como sea, estos son mis 5 personajes favoritos en Harry Potter. Tatáaaan.

Seguir leyendo “Top 5 Personajes de Harry Potter”

Actrices: Helena Bonham-Carter

Casi morí del susto porque me estaba quedando sin actrices en mi lista de cosas que postear. Me acordé que me faltaba Helena y considerando que la sigo hace muchos años, decidí comentar su carrera filmística. Empecemos.

Seguir leyendo “Actrices: Helena Bonham-Carter”

5 sueños hechos realidad

Escribí esta lista hace tiempo, después de ver Once (suspira), recopilando cosas que nunca pensé que podría hacer y que logré realizar. Son casi todas ñoñas pero por eso son importantes. ¿Ok? Ok.

Nota: Incluye fotos de pésima calidad pero todas originales mías de mí. Eso.

Seguir leyendo “5 sueños hechos realidad”

Top 5 Fanfiction!! (Harry Potter)

Está aquí!!! Después de mucho pensar, poner y sacar nombres, aquí están mis Top 5 Fanfiction de la Vida Inmylife. Lamentablemente, en mi vida he leído 99% de historias basadas en Harry Potter y los fanfics de otros fandoms ni se acercan a la maravillosidad de estas historias así que sorry, pero son de Harry Potter. Y en inglés*. Deal with it.

Seguir leyendo “Top 5 Fanfiction!! (Harry Potter)”

Un mes de libros

Leo harto. Me fascina leer. Si tengo tiempo y si el libro elegido me agarra, puedo pasar horas y horas y horas leyendo.  Entiendo que a muchos no les guste porque cuando lees, no haces nada más, y sientes que pierdes tiempo que podrías ocupar haciendo otra cosa, pero yo amo leer. Meterme en otros mundos, conocer realidades distintas, ponerme en los zapatos de otros personajes, lo encuentro fantástico. Literalmente.

Seguir leyendo “Un mes de libros”

Viernes de Música: Keane

Está nubladito, caen gotas del cielo y eso me hace feliz. También me recuerda a mi camita y ese invierno que pasé en pijama leyendo fanfiction (ay, la cesantía. Que no digan que la desaproveché). Y mientras mis ojos desentrañaban las aventuras y no tan aventuras de un joven hombre lobo y su ‘más que amigo’ mago, mis oídos se ahogaban en Keane.

Seguir leyendo “Viernes de Música: Keane”

Actores: Gary Oldman

Ay, Gary. Gary, Gary, Vlad, Sirius, Gary. Tanta tontera que he visto por tu culpa; tantas cosas increíbles también. Desde ese primer acercamiento al cine no animado a verte medio canoso ya y haciendo de espía. Hemos crecido juntos. *suspira*

Seguir leyendo “Actores: Gary Oldman”

5 cosas que colecciono

Hace tiempo que quería postear esta lista pero no había podido hacer las fotos. Ya estáaaaan! Así que acá van, 5 cosas que colecciono (nótese que no son las únicas pero son las que estoy dispuesta a admitir, muajajja). Tomé las fotos con mi teléfono porque no tengo cámara así que perdón por no usar fotografías HD 3D Hifi, etc.

05. Magnetos para el Refrigerador

Me traigo varios cada vez que viajo (para mi familia y uno para mí). Y esos eran los que tenía. Hace poco empecé a recibir magnetos y me encanta que me los traigan de regalo porque significa que se acordaron de mí, aunque fueran a Viña. Creo que de todas las chimuchinas que se ven como souvenirs cuando uno viaja, este es el más fácil de conseguir y de trasladar, aunque hay lugares en los que los magnetos son horribles (te miro a ti, Miami).

04. Libretitas y Libretotas

Me fascinan. Las encuentro hermosas y esa potencialidad de que algún día tengan cosas épicas escritas en sus páginas, me emociona. Claro que yo no escribo historias, así que la mayoría está en blanco, pero igual me fascina tener hartas y de todos los portes. Las libretitas y los lápices que mejor escriban en ellas. Uff. Esas delgaditas que venden de a tres en Casa&Ideas son mis compañeras de viaje, ahí escribo la bitácora de vuelo, las cosas que quiero visitar, lo que tengo que comprar, anécdotas, etc. Las guardo con cariño por eso mismo. En otra voy escribiendo las listas que quiero postear acá y así. Obvio que tenía que conseguir una nueva para las listas de Natified. Obvio.

03. Cosas de Harry Potter

¿Les sorprende? A mi tampoco. Me dio un poco de vergüenza incluir en la foto todo lo que tengo de Harry Potter, jajaja. En serio. Pero esa es una muestra de las cosas que tengo relacionadas con la saga. Mi varita de Hermione Granger, mi Mapa del Merodeador (original, sí), mis lentes de Harry Potter, mi Giratiempo, un diario de Hogwarts y las corbatas de mis dos casas porque soy GryffinPuff. Es difícil encontrar cosas acá así que muchas de las cosas que tengo las he comprado por Internet, o me las han enviado amigos (Mireia!) o me las compré cuando fui al Parque de HP en Orlando. Créanme que si hubiese tenido más espacio en la maleta, me traigo más cosas. La lata es que venden puras cosas de Gryffindor y no po, yo quería de Hufflepuff. Lo de la foto es la punta del iceberg, eso sí. Mejor continúo.

02. Carteras

Hay mujeres que aman los zapatos y pueden gastarse el sueldo en tacones. Yo no. De hecho, odio ir a comprarme zapatos, pero puedo pasar una hora completa mirando carteras e intentando elegir una. No soy tan loca como para gastarme el sueldo en bolsos, pero cada temporada termino con tres carteras nuevas. Bolsos, mochilas, carteras para ir a trabajar, más chiquititas para salir, bananos para ir a conciertos, etc. Me encanta mirarlas, elegirlas, que tengan un bonito interior, etc. Son tan lindas las carteras.

01. Harry Potter y el Prisionero de Azkabán

Podría haberlo incluido en el Número 3 pero de verdad se merecía un espacio solo. Colecciono mi libro favorito de Harry Potter, el tercero, en distintos idiomas. Todo empezó cuando pasé por Francia y buscándole un regalo a una amiga en el aeropuerto, encontré una copia del Prisionero de Azkabán, claro, en francés. Y estaba tan barato que me lo compré. Pensé en que igual me sabía el libro casi de memoria y que el francés no es tan difícil, y que si me decidía a aprender el idioma, sería mucho más fácil intentar leerlo en un libro relacionado con Potter. Y de ahí no paré. La mayoría los he encargado a amigos buena onda que viajan a países raros. Me han traído copias de Grecia, Italia y Polonia. También lo tengo en inglés, español y portugués. Lamentablemente en los otros dos países raros a los que he ido no estaban editados (brujería!!) o estaban en inglés. Buu. A por el chino ahora! Soñar no cuesta nada 🙂

Esa es mi lista. ¿Qué cosas coleccionan ustedes?

Actrices: Maggie Smith

No es sólo porque interpreta a uno de mis personajes favoritos en Harry Potter, no. Me gusta Maggie Smith porque nunca fue mina-mina, pero tenía ese algo que evitaba que uno mirara para otro lado, ganando la atención completa del espectador con esa voz temblorosa, esos ojos medios caídos y un porte real, siempre.

Maggie Smith nació en diciembre de 1934 (Capricornio, con razón es top). Empezó trabajando para la BBC, haciendo los clásicos del teatro: Otelo, Lucha de Titanes, Romeo y Julieta, Mucho Ruido y Pocas Nueces, etc.  Obviamente yo nunca la vi en estas cosas porque las dieron en los 70 y no están disponibles en DVD aún, pero no importa porque igual hay títulos ochenteros donde podemos ver a Maggie Smith en su ya adulta gloria.

Recuerdo que la primera película en la que vi a Maggie Smith fue El Jardín Secreto. Estaba obsesionada con esa película porque, la primera vez que la vi, se me quedó pegada la canción de la fogata. Recuerdo que lloré ene, encontré que la historia era tan linda que hasta conseguí el libro y lo leí, debe haber sido de los primeros libros que leí por gusto y después de ver algo en la televisión. Aquí Maggie hace de la institutriz, la mujer pesada que no quiere que los niños jueguen ni se rían pero que, en el fondo, tiene corazón de abuelita.

Después la vi en Hook, donde hacía de la Wendy viejita. En realidad no me acordaba que ella había sido la Wendy adulta porque me cargó Hook y desde que la vi en 1993, nunca he vuelto a verla. No me gustan los piratas y esta película era eterna, mucho  blablá y no. Fome, fome, fome.


Aquí la recuerdo en Cambio de Hábito (Sister Act) donde era la Madre Superiora. Pucha que me reí con estas películas y las daban siempre en la televisión entonces nos sentábamos la familia completa a verlas, eran muy entretenidas. Nuevamente, Maggie era la voz de la razón y la conciencia, bien seria y pesada, pero al final mostraba que no estaba hecha de piedra. ¿Será que le daban esos papeles porque era británica? No sé, pero le funcionaban.

Siempre recuerdo a Smith en papeles secundarios de películas muy buenas: Richard III, The First Wives Club (era entretenida!), The Last September, David Copperfield (con un Daniel Radcliffe jovencito jovencito!), Gosford Park y The Divine Secrets of the Ya-Ya Sisterhood, entre muchas, muchas otras.

Hasta que llega Harry Potter y la Piedra Filosofal, donde se pone el traje de bruja y nos encanta haciendo de Minerva McGonagall, la profesora de Transfiguración y segunda al mando en Hogwarts. Amo a McGonagall desde lo profundo de mi ser, en los libros y en la película. Quizás tiene que ver con tanta historia que he leído, donde siempre McGonagall salva el día porque es topísima. Me gusta el toque medio fangirl que Maggie Smith le dio al personaje en las películas. En los libros, McGonagall es aperrada y fanática, pero siempre parca también, en cambio en las películas tiene un aire de diversión y es hasta un poco medio distraída, y eso la hace graciosa, más cercana y me dan ganas de abrazarla, la adoro.

Entre Harry Potter y Harry Potter, Maggie aparecía en otras películas: Ladies in Lavender (con Judi Dench y Daniel Brühl), Becoming Jane (con mi adorado James McAvoy), y Nanny McPhee 2 (que no he visto pero quiero, me gustó mucho la uno, considerando que sale Colin Firth y ya saben lo que pienso de Colin Firth, uff).

Maggie Smith tuvo que dejar de trabajar por un tiempo por un cáncer que la afectó. Adelgazó mucho y estuvo grave. Casi nos quedamos sin McGonagall pero pudo recuperarse y justo a tiempo para interpretar a Lady Violet Crawley, la matriarca en Downton Abbey. Qué personaje más fantástico. Reconozco que amé la primera temporada de la serie y mi personaje favorito era Lady Violet (porque todo se fue al carajo en la segunda temporada). Es tan divertida, muy parecida a McGonagall, pero lo que mi querida Minerva hace por convicción, Violet lo hace por ignorancia. Claro, Minerva tiene la ventaja en un mundo donde los humanos no tienen idea que hay magos; mientras que Violet se enfrenta al despertar de un mundo moderno, donde la electricidad y los teléfonos comienzan a masificarse y ella se niega a pasar por el cambio. Es insufrible.

Ahora que ya no hay más Harry Potter (un minuto de silencio), no sé qué más va a hacer Maggie Smith, pero sé que no importa qué tipo de película o serie haga, yo la veré, porque es una actriz formidable. Si un proyecto tiene en sus filas a Maggie, la calidad está asegurada, al menos en su actuación y eso se agradece. Junto a Judi Dench y Helen Mirren, Maggie Smith conforma el gran triunvirato de la actuación británica. Con título otorgado por la Reina Isabel y todo.

Cosas top: The Aurors

De a poco voy a ir compartiendo cosillas que encuentro por ahí y que no me caben en ninguna otra categoría. Hace tiempo que quería incluir este video de alguna forma en el blog, y este es el único modo en que se me ocurrió:

The Aurors es un programa producido por la cadena gringa FX, basado en los Aurores de Harry Potter, obviamente. En el tráiler para la serie, vemos cómo los Aurores deben lidiar con los magos malosos y cómo las cadenas de poder facilitan o dificultan su trabajo. Es un programa policíaco con magia.

O sería, si fuese real. FX sacó el trailer para esta serie para el Día de los Inocentes en 2011 y hubo varias que casi morimos de la impresión y del susto y AKSJHAKSH. Queríamos que este programa fuera real. El último Harry Potter acababa de ser publicado y nuestra necesidad por algo más, aunque sea lejanamente basado en cualquier cosa Potteriana, era vital.

Pero no fue así. Fue una broma. De la televisión. En youtube. Pero les quedó tan increíble el trailer! Son 50 segundos de pura tensión y todavía sueño a veces en cómo serían los capítulos, si habría menciones a los personajes de los libros (tendrían que nombrar al menos a Harry y a Dumbledore, ¿no?), qué conflictos y conspiraciones hubiesen visto la luz y siento mariposas en la guata porque hubiese sido tan pero tan bakán tener una serie así.

Bueno, para eso existe el fanfiction. #todocalzapollo

Cosas que amo: Fanfiction

Hoy quiero hablarles de algo muy cercano a mi corazón, algo que me mantuvo viva en mi peor momento, etc. Jaja. No, en serio. Hoy, hablamos de Fanfiction.

Como su nombre lo indica, un Fanfiction es un trabajo de ficción escrito por un fanático de algo. No sé bien desde cuando que se hace pero hay Fanfictions bien antiguas, de hace más de 40 años. Aquí un fan toma un personaje (o más) de algún fandom (película, serie, libro) o de la vida real y los utiliza para crear una historia propia.

Rememorando, los primeros fanfiction que leí -sin saber siquiera que eran fanfiction- fueron historias que me enviaba la gente de la lista de correos de Los Archivos X. Eran historias en inglés y yo las editaba (tenía como 18-19 años y ya editaba, ay qué linda yo). Me tocó editar (o ser Beta como se dice) historias muy entretenidas, con acción y conspiración; otras bien cortitas sobre Scully y su enfermedad, sus sentimientos por Mulder; y algunas bien subidas de tono que ohmaigod. Todas mis tardes libres de la Universidad, las pasaba leyendo y editando historias. Me sirvió un montón para mejorar y ampliar mi inglés y para adentrarme en la serie, leyendo sobre estos nuevos puntos de vista que la gente escribía.

En esta misma época leí los tres primeros Harry Potter, así que empecé a buscar historias en Internet. Aquí, oh grandiosa Internet, descubrí que la gente que escribe fanfiction a veces es medio loca e inventa parejas extrañas/raras/graciosas y que muchos disfrutaban escribiendo sobre Universos Alternatios (AU). Hasta aquí yo leía de todo y así fui afinando lo que me gustaba de lo que no. Fue por este tiempo también que descubrí, a la mala, qué era el Slash: cuando un autor pone de pareja a dos hombres; el femmeslash, lo mismo pero con mujeres; qué significa Shipping, abanderarse por una pareja en especial; y OTP, que ya les comenté y que significa One True Pairing.

A la mala porque ahí estaba yo, inocente paloma, leyendo una historia sobre Harry y Draco en Hogwarts. Yo juraba de guata que, como los libros, no iba a pasar nada más terrible que el parcito tirándose hechizos a diestra y siniestra pero no, se tiraron hartas otras cosas en la historia. Recuerdo que leía una escena donde Harry estaba en el baño y llega Draco y se mete a la ducha con Harry y MIS OJOS. En esa época, los personajes tenían 14 años y era como NOOOOO. Ahora los shippeo heavy. Jaja.

Durante años, leí muchos (MUCHOS) fanfics, de todos los pares imaginables. Encontraba que las historias basadas en Harry Potter eran tan entretenidas y tuve la suerte de toparme con puros buenos autores, que dejé de participar en el súper club de lectura de Los Archivos X y me quedé con los magos. Pero esas historias que edité y leí me dejaron y enseñaron mucho: el gusto por la tensión sexual (UST) y por las historias bien construidas, que fueran más que hanky panky como decía la niña de Once.

En mis años oscuros (cesantía, enfermedad, nube constante sobre la cabeza), me refugié en los fanfics. Ya había salido El Prisionero de Azkaban en el cine y tras la depresión al ver que habían hecho pedazos mi libro favorito de la saga, recurrí a los fanfics para sanar mi corazón. Terminé obsesionada con los Merodeadores y con las historias sobre esta época. Por eso amo los fanfics, porque llenan el vacío que JK Rowling se niega a llenar. Leí decenas de historias sobre James y sus andanzas con Peter, Remus y Sirius, cómo intentaba ganarse el afecto de Lily y cómo peleaba con Snape. También leí miles de historias protagonizadas por Remus y Sirius, que siempre serán mis favoritas. Por Dios que habían historias buenas sobre esos dos, autores increíbles. Me reí, me angustié y lloré a mares con algunas. Creo que esta fue, por lejos, la mejor época para el fanfic de Harry Potter. Puras joyas que, tantos años después, sigo releyendo.

Claro que no todo es maravilla. Hay historias muy mal redactadas, mal estructuradas, llenas de personajes cliché que dan verguenza ajena leerlas. Como dije, creo que tuve mucha suerte porque a no ser que fuera a propósito, nunca me tocó leer una de esas historias. Pero en Internet abundan y también hay clásicos, historias conocidas por ser asquerosamente malas. Los problemas empiezan cuando los autores (o las autoras, debería decir) se niegan a ver más allá de sus narices y le dan tantas vueltas a los personajes, los transforman en versiones tan diferentes a lo que suponen ser, que da lo mismo que tengan el nombre de alguien conocido, simplemente no son el personaje. Ahí los llenan de escenarios comunes, de características extrañas y en realidad son un conducto para que quien escribe haga realidad sus fantasías. Por eso odio Crepúsculo, porque no es nada más que un fanfiction sobre vampiros escrito por una señora que tenía harto tiempo libre mientras cuidaba a su guagua. No sólo se encargó de publicar un libro pésimamente escrito sino que, además, hizo pedazos el mito de los chupasangre. Imperdonable.

De vez en cuando, ahora, leo fanfics de otros fandoms. He leído historias de Veronica Mars, de Doctor Who, de Sherlock, de Game of Thrones incluso. Hay autores que tienen una facilidad increíble para meterse en la cabeza de los personajes y eso es fantástico porque escriben tan bien, los personajes les quedan tan buenos, que una de verdad cree que, aunque sea un trabajo de ficción basado en la ficción, podría pasar en la fuente original. Eso se agradece montones.

Reconozco que hace mucho que no leo algo que me agarre y no me suelte. La mayoría de los autores que escribían harto hace cinco, seis años, ahora tienen trabajos y no se dan el tiempo para escribir, o bien han emigrado a otros intereses y ya no escriben sobre Harry Potter. Por lo mismo, porque ni ellos ni yo tenemos tiempo de producir cosas nuevas, es que vuelvo a los ya clásicos.

Si nunca han leído fanfiction pero les interesa y pueden leer en inglés, pregúntenme y les busco link de algo que les pueda gustar. Hay de todo, pero tengo guardados links de historias de Mulder/Scully, Harry/Ginny, Ron/Hermione, Harry/Draco, Remus/Sirius, General y Crack, desde sin rating a Para Mayores de 18. En serio. Jaja.

Si quieren buscar ustedes, les recomiendo:

The Sugar Quill: hay de todo (en historias) y de todo (en calidad). Tiene buscador así que pueden buscar por pareja o por título, por personaje, etc.

Checkmated: este es un archivo exclusivo para historias de Ron y Hermione. Más lindos. Hay de todo: comedia, drama, crack, tragedia, acción; la mayoría está terminada así que yay. Les recomiendo fervientemente Fellytones and Fuzzy Slippers. La leo seguido y todavía me mata de la risa.

Livejournal: la cantidad de comunidades en LJ es impresionante. Pueden buscar por intereses y descubrir distintos autores. La mayoría de los links que yo tengo guardados están en LJ, así que pídanme no más si quieren. Los puedo orientar dependiendo de qué buscan.

Fanfiction.net: Aquí sí que hay de todo. Todos los fandoms (Star Trek, Ironman, Lost, Buffy, de TODO) pero también hay historias pésimamente escritas por niñitas de 15 años y otras más o menos y alguna gemita por ahí. Reconozco que nunca he visitado Fanfiction.net, por su reputación, pero si quieren leer algo más difícil de encontrar, las posibilidades de que la encuentren aquí son altas. O sea, hay fanfics de Neverwhere. Y también hay en español.

SkyeHawke: Tambén funciona como fanfiction.net pero aquí sí he buscado historias y he encontrado algunas buenas. Le tengo más fe que a fanfiction.net, la verdad.

Eso por ahora. En un futuro no muy lejano posteo una lista con mis fics favoritos. No matemos todo de una. Gracias por leer!

5 libros que amo (o mis TOP 5 Libros de la Vida)

Siempre me ha gustado leer aunque sólo después de la Universidad empecé a leer por placer, libros distintos, todo lo que caía en mis manos. En la época escolar, leía lo que era obligatorio y eso me limitó harto. Menos mal que nunca me hicieron leer el Quijote, al menos mis profesoras eran un poquito más modernas en ese sentido.

La cuestión es que hace unos años que leo de todo, mayormente novelas, y de todo lo que he leído, estos son mis favoritos:

05. The Passage, Justin Cronin

No sé bien cómo llegué a este libro, aunque recuerdo que lo vi recomendado en quinientas mil listas de libros así que, sin saber nada de él, lo busqué y lo leí. The Passage trata sobre un mundo apocalíptico en el que criaturas espectrales han ido acabando con la población mundial. Seguimos el viaje que hace Amy, una niña de 6 años que fue abandonada por su madre y que parece tener una relación especial con estas criaturas. Ella, junto a otras personas, realiza un viaje por el desierto en busca de otros humanos, de alguien que pueda salvar a la aldea donde viven, de una mano que los rescate de la muerte segura por el hambre, la falta de energía o las criaturas que acechan.

Me gustó el tono del libro, es oscuro y algo tenebroso, angustiante, claustrofóbico. Tiene personajes buenos, algunos de verdad interesantes y de los que me encantaría saber más. Como no sabía ni de qué se trataba el libro, tampoco supe que es la primera parte de una serie y que hay que esperar a julio para la segunda parte. Maldición. Pero igual se los recomiendo porque es muy bueno. Me gustó eso de quedar con cara de pregunta todo el rato, intentando descifrar qué son las criaturas y qué quieren (fallé espectacularmente).

04. La Apología de Sócrates, Platón

Mi copia es igual a esta!! Pero está rayada entera. La quiero.

Este libro me cambió la vida. En serio. Lo leí en dos oportunidades diferentes: el primer año de Universidad, con un profesor que pasaba la clase entera leyendo el libro pero explicaba poco, no hacía preguntas y daba sueño; y en el último, cuando estuve de intercambio en Canadá. Ahí el profesor era un cura y la clase completa era una discusión del libro, con propuestas, preguntas y trabajos escritos que te hacían pensar demasiado. Me gustó ese ejercicio y me metí de lleno en el libro y me saqué puras A+, me creía el hoyo. Pero no fue sólo por eso que este libro cambió mi vida.

La Apología de Sócrates trata sobre el juicio al que Sócrates es sometido en Atenas, acusado de corromper a la juventud con su filosofía. La corte da sus argumentos y Sócrates, pillo él, los derriba uno a uno usando la fuerza de la razón. Además, de pasadita, termina acusando a la corte y a Atenas completa de no dar el ancho y poco menos que les dice que van a terminar todos mal si no dejan de lado sus vicios.

No lo puse más arriba porque no es de los libros que leo seguido, pero La Apología de Sócrates es probablemente el libro que más impacto ha tenido en mi comportamiento. Eso de “sólo sé que nada sé” viene de acá y es tan cierto. Vivimos en una sociedad donde las apariencias engañan, donde hay gente (no sé si la mayoría) que se desvive por demostrar cosas que no son y eso me derrumba. Con este libro entendí que no es malo hacer preguntas, no es malo admitir que una no sabe algo, no es malo cuestionar pero no cuestionar por cuestionar, sino que para entender mejor las cosas, para construir algo mejor, para avanzar. Después de leerlo, nunca más me quedé callada por no entender algo. ¿Cómo voy a aprender si no pregunto cómo funcionan las cosas? Nada peor que los sordos y los ciegos que no quieren ver. (Por eso mismo odio a la gente terca, uf).

03. Los Juegos del Hambre

Ya les hablé del libro y de la película pero igual tenía que estar en este listado, porque los he leído montones de veces, los tres; porque todavía hacen que se me apriete la guata con ese sentimiento de VA A QUEDAR LA CAGÁ; porque no hay personaje que odie (y eso sí que es raro) aunque no soy muy fan de Prim; porque hay personajes que adoro y quiero pasar más allá de las páginas para abrazarlos un buen rato (Haymitch, Finnick, Peeta). Porque desde que leí Harry Potter que no tenía una reacción física con algo que leía y agradecí el poder conmoverme al leer de nuevo. Es tan raro que pase eso, que una historia me agarre de los talones y me remezca y no pueda ni dormir pensando en qué pasará después. Me fascina cuando eso pasa.

02. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban

De todos los Harry Potter este es mi favorito. Amo los últimos cuatro, cinco capítulos. Recuerdo el dolor cerebral que me provocaron la primera vez que los leí, no podía creer lo que estaba pasando, no podía entender que JK Rowling nos hiciera esto, porque la carcajada que debió emitir cuando escribió esos últimos capítulos se debió escuchar hasta la China. Creo que este es el libro que cambia la saga completamente, es aquí cuando deja de ser un libro para niños y pasa a ser una saga épica de proporciones con OMGWTF incluído.

En la tercera entrega, Harry (13) debe lidiar con un asesino que quiere su cabeza, tomar venganza por haber pasado 13 años en la prisión mágica, Azkaban. Pasamos el libro completo teniéndole miedo a la posible confrontación entre Harry y Sirius Black, nos enteramos de que era el mejor amigo del papá de Harry y que los traicionó la noche en que Voldemort desapareció. Todos listos para odiar a Black, fácil. Pero en los últimos cinco capítulos la historia se da vuelta completa: Sirius no es malo, no quiere asesinar a Harry; al contrario, él sabe quién fue el verdadero culpable de la muerte de los Potter y quiere proteger a Harry de ellos. El que, además, se descubra que el verdadero traidor es LA RATA DE RON! O sea, ¿cómo les quedó el ojo?

En mi vida había leído tan rápido queriendo leer lentamente para saborear cada palabra. Y esa es la razón fundamental de por qué este libro está en el segundo lugar. Adoro leer esos últimos capítulos lentamente, dejando que el peso de la historia caiga sobre mis hombros. ¿Cómo apurarse cuando Snape está disfrutando tanto el haber atrapado a Black? ¿Cómo leer rápido cuando todos los personajes por fin comienzan a entender lo que debió ser discutido trece años atrás? Se me paran los pelos.

 

01. Neverwhere

No es ninguna sorpresa. He dicho en varios posts ya que Neverwhere es mi libro favorito de la vida. Lo leí por primera vez en el 96 o 97 y nunca ha dejado el primer lugar. Lo releo todos los años o año por medio porque extraño a Richard Mayhew, a Hunter, a Door; incluso al Marqués de Carabás y, por sobre todos, a los increíbles Mr. Croup y Mr. Vandemar. Me mato de la risa con esos dos, a pesar de que son los malos de la película.

A propósito de película, se supone que Neil Gaiman está trabajando en un guión para hacer la película de Neverwhere, pero la han dilatado tanto que ya no sé qué pensar. Desde que lo conocí, en 2009, que está en la misma y yo tengo a mi reparto de actores elegidos! Se me van a poner muy viejos para los personajes. Ya pues, Neil, menos hacer como que tocamos el piano con la señora esposa y más tipeo del guión, pues.

 

Aprovecho patudamente este post para que me recomienden libros. POR FAVOR. En inglés o en español. Gracias.

Cosas que amo: los musicales

Ya saben que me gusta ver películas y que el cine es cosa seria para mí. Pero si hay algo que me relaja y me fascina, en el cine, son los musicales. Quizás tiene que ver con haber crecido viendo películas donde los personajes se ponen a cantar, todas las cintas de Disney lo incluyen (con poquísimas excepciones), o simplemente porque no concibo mi vida sin música y, por lo mismo, no es extraño para mi a veces tener emociones fuertes y vincularlas con canciones. La vida sería más linda si fuese un musical.

Las películas de Disney, con las que crecí y que todavía veo y me gusta cantar bien fuerte (odio a Disney por relanzarlas en 3D porque no puedo ir al cine a cantar ahora que me sé las canciones. Mala onda, Disney), tienen un lugar especial en mi corazón. Podría hacer una lista con mis favoritas pero por ahora les digo que sí, uso frases como Hakuna Matata en la vida real y sí, canto Part of your World a veces, pero en español porque no me la sé en inglés.

Siguiendo con las películas de animación musicales, me detengo en El Extraño Mundo deJack. La vi con mi hermano apenas salió en VHS (*recoge el carné*) y la amamos de inmediato. Qué películas más linda. Entre la animación, que es perfecta; los personajes, que son adorables; y las canciones de Danny Elfman, que es un genio, se convirtió rápidamente en mi película favorita y estuvo en ese lugar por años, destronando a Drácula. Todavía me encanta y hasta cuando la dan en español en el cable, la veo igual y la canto en inglés, como la conocí y como me la aprendí. No hay canción más buena que la de Oogie Boogie.

Entre los musicales ya para adultos, el primero que se me viene a la mente es Jesucristo Superestrella, porque la veo todas las Semanas Santas. Entre tanta solemnidad por la fecha y películas eternas en la tele, yo prefiero rockear de lo lindo con este Judas de rojo, que canta en el desierto su confusión y después baila desenfrenado con sus ángeles. Amo esta película. Me gustan todas las canciones, me la sé de memoria y creo que es de lo mejor que se ha adaptado de Broadway a la pantalla grande. Lejos.

Otro musical importante para mí es Chicago. Recuerdo que fui a verla al cine y quedé bien adelante; no les explico la taquicardia que me dio con los primeros acordes de All That Jazz. Vi a Catherine Zeta-Jones bailando en su malla y con tacones y me salían corazoncitos por los ojos. Juro que si hubiese visto esa película siendo más chica, hubiese sido bailarina. De verdad que es un sueño poder cantar y bailar como lo hace ella en Chicago. Topísima.

Del lado más convencional, elijo a La Novicia Rebelde. Julie Andrews y Christopher Plummer. Mi yo de siete años lo mira y quiere ser una de las Von Trapp, subirse a los árboles y después caminar por sobre las piedras cantando el abecedario. Yo nunca tuve nana pero si hubiese tenido, el sueño es que hubiese sido como María. Era tan linda y cantaba hermoso. Bueno, todavía. La Novicia Rebelde es un clásico y es mi favorita de todas las películas que hizo Julie Andrews (sorry, Mary Poppins).

Hay muchas otras, claro, pero esas tres son las que más me gustan y las que me repito siempre.

Aunque son hiper-requete-contra difíciles de conseguir, he tenido la suerte de ver musicales de Broadway. Los originales. Los de verdad. Donde está la papa. Los que me paran los pelos y me dejan mal porque son tan buenos que me da rabia no poder verlos en vivo y en directo o, peor, no poder estar en uno. Igual le agradezco a los piratas cibernéticos por subir los pocos que hay en Internet, para que así las fanáticas como yo puedan tocar un poquito de cielo al verlos (aunque la calidad sea pésima y el que graba baje la cámara a cada rato para aplaudir y para que no lo pillen grabando. Igual).

Los musicales de Broadway que he tenido la suerte de ver son Wicked, Spring Awakening, In The Heights, Next to Normal y Rent. Llegué a ellos tras una búsqueda desesperada después de ver los premios Tony en la tele, donde los nominados se presentan en vivo. Son dos minutos de puro éxtasis musical.

Wicked es la historia de la bruja mala del Mago de Oz. leí el libro y lo odié un poco pero el musical es mucho mejor. Es entretenido, gracioso e incluye canciones maravillosas (Defying Gravity, por ejemplo). La versión original tiene a pura gente talentosísima y por eso es la mejor, aparte que es la única que he visto, jaja.

Rent es un clásico moderno, también porque su elenco original tiene a puras luminarias del teatro musical. Tiene también version cinematográfica así que pueden verla en sus casas, cuando quieran. Le reconozco el mérito a Rent y que tiene un par de canciones increíbles, también el tema que trata y la historia en general me gustan, pero me cansa que canten todo el rato. No paran, no respiran, hasta los diálogos son cantados y eso como que me desespera un poco. Por lo mismo no me gusta El Fantasma de la Ópera. Necesito respirar entre canción y canción.

Por eso mismo, mis favoritos son Spring Awakening e In the Heights. Ya les había mencionado el primero. ganador del Tony al mejor musical nuevo en 2007, Spring Awakening tiene un elenco joven que ahora muchos de ustedes conocen por Glee, pero lo mejor son las canciones escritas por Duncan Sheik. Me matan todas. Tengo el CD y de las 15 canciones que incluye, no me gustan dos. DOS! Amo cada segundo de este musical y, por lo mismo, tengo como cinco versiones diferentes, con distintos actores, aunque el original sigue siendo mi favorito. Algún día terminaré de ponerle subtítulos para poder compartirla. Lo juro.

In the Heights es del 2009 y cuenta la historia de los residentes de un barrio latino en Nueva York. Es raro verlo porque más de alguna vez he soñado con vivir en otro país y la obra retrata muy bien lo que se siente vivir en un país que no es el tuyo, cómo tira la tierra, cómo todos -a pesar de luchar por seguir viviendo en el nuevo país- sueñan con volver a casa y morir ahí. Hay canciones que de verdad te desgarran el alma y otras que te hacen bailar en el asiento porque hay mucho sabor latino y cumbia y salsa. Es un musical gracioso, real, muy bien actuado, con unas voces de lujo. También está en proceso de subtitulación, no me apuren, por fa.

Sé que dejé a muchos en el tintero. Hay hartos musicales que no he visto nunca pero me sé todas las canciones, porque es más fácil conseguir las bandas sonoras que grabaciones mal hechas de las obras. Mejor no empiezo a nombrar todos los que quiero ver, uff.

Punto aparte y cortito para los musicales de Harry Potter hechos por Starkid, que amo con cada célula de mi cuerpo y podría ver de aquí hasta que se me acabe el oxígeno en los pulmones. Están los dos en youtube, para que los busquen y los vean, y a esos sí les terminé los subtítulos!! Yay! Es que son demasiado buenos. 🙂

Los Juegos del Hambre

Anoche fuimos a ver Los Juegos del Hambre. No puedo describir lo emocionada que estaba por ver la película, después de haber devorado los tres libros tres veces. Sí, tres veces. Alcancé a releer el primero antes de la película así que todo estaba fresquito en mi memoria, pero creo que el director y los guionistas hicieron un trabajo de adaptación espectacular.

Con Harry Potter, siempre me pregunté si quienes no han leído el libro entendieron la película o no. Creo que los cambios que le hicieron a este film son enanos, considerando lo que abarca el primer libro; pero hay un par de cosas que -como siempre- me dejaron marcando ocupado, otras que amé, otras que me dieron lo mismo y otras que me sorprendieron mucho.

Ah, advertencia: hay spoilers, obvio. Si no han visto la película, no sigan leyendo. Si no saben si verla pero leyeron el libro, es decir, conocen la trama, continúen. Si no conocen la trama, pueden revisar este post. Sepan que les cuento la película entera a continuación.

Anoté cosas así que empecemos. 


La película comienza con Caesar entrevistando a Seneca Crane, el cerebro de los juegos de este año. Me gustó que empezara así porque te explica de inmediato la naturaleza de los juegos, por qué existen, por qué Prim tiene tanto susto (Prim no es perfecta en la película! Prim tiene emociones! Me encantó, a los 2 minutos), por qué es un día especial en todos los distritos y por qué en el Capitolio es considerado un honor participar en los juegos.

Aquí aparece la primera escena ‘extra’, algo que no vemos en el libro pero que pusieron en la película y funciona: Prim tiene miedo porque es su primer año en La Cosecha y Katniss le canta para tranquilizarla. En el libro, Katniss menciona que hace esto pero, claro, nunca lo vemos y creo que fue un toque lindo para entender por qué Katniss se ofrece a tomar el lugar de su hermana. Prim es todo para Katniss. (Y gracias por mostrar a Buttercup, aunque sea por un segundo. En serio).

Para mover un poco la historia, cambiaron algunas cosas, en la Arena de competencia también hay cosas diferentes, pero nada daña la historia y eso me gustó mucho. No es una adaptación página por página del libro (te estoy mirando a ti, HP y la Piedra Filosofal), pero mantiene el 95% de lo que sale en el libro y le añade unf. Pucha que es importante el unf.

Cosas que me gustaron:

  • Prim demuestra que no es el copo de nieve perfecto que Katniss siempre describe. Prim está aterrada y tiene pesadillas antes de La Cosecha. Un siete.
  • Haymitch. Yo quería que fuera Tim Roth. De cierto modo, hasta mi última releída del libro, seguía siendo Tim Roth; pero debo reconocer que Woody Harrelson lo hizo increíble. Le creí la borrachera, le creí las pocas ganas de estar ahí, le creí que trabajara por sus tributos y eso merece otro punto.
  • POR FIN vemos cómo funcionan los juegos detrás de la cortina. Lo que Katniss no ve porque está preocupada de sobrevivir en la Arena. Vemos cómo Seneca Crane elabora las pruebas, vemos cómo graban a los tributos en el bosque, vemos cómo Haymitch habla con los auspiciadores para conseguir regalos para Katniss y Peeta, vemos cómo se va armando el Juego, literalmente.
  • Y no hay juego sin trampa, sin que alguien lo dirija y ese alguien es el Presidente Snow. En el libro sale al final y me encantó que acá saliera harto (me gusta Donald Sutherland). No es sólo la cara de Panem, es el que mueve los hilos para detener esa amenaza llamada Katniss Everdeen. El que saliera cuidando sus rosas fue un detalle maravilloso. Casi salté del asiento cuando las vi. Bien. Otro siete.
  • No es que defienda el leer el libro antes de ver la película pero me fascinó saber quiénes eran todos los personajes antes de que alguien dijera el nombre. Con los tributos es complicado, porque son 24 personas que recordar. Para mí fue más fácil darle los nombres que conocía altiro a quienes conocía. Se sintió top.
  • Stanley Tucci. Lo hiciste fantástico como Ceasar Flickerman. Te amo.
  • Glimmer, antes de entrar a la Arena, le pregunta a Cato si está preparado. Me dio tanta risa. Culpo a Mark (de Mark Reads).
  • Me gustó que los regalos en la Arena incluyeran una notita de Haymitch. Se hace más claro qué es lo que busca, considerando que no entramos a la mente y la paranoia de Katniss en la película. Otro buen toque que sacó hasta risas en un momento. Bien.
  • Aunque fue terrible de ver (y oír!), la parte de las avispas estuvo súper bien hecha. Me encantó cómo trataron las alucinaciones que Katniss tiene por las picaduras y cómo se encuentra, después, con Rue.
  • Rue. Qué linda que es Rue. También me gustó. No le creí mucho en la escena final pero se logró el objetivo igual. Linda Rue.
  • La música. Simple, casi imperceptible pero poderosa cuando debía ser. No me refiero al Soundtrack,  hablo de la música incidental de la película. Me gustó mucho.

Cosas que me no me gustaron tanto:

  • La gente del Capitolio no tiene acento extraño y de verdad quería ver eso. En el libro siempre le hacen burla al acento y a cómo se visten en el Capitolio y aún tengo problemas para escucharlos en mi cabeza. Quería verlo en la película.
  • Sale la niña de La Huérfana y me da miedo su cara. Menos mal que acá hace de Clove y Clove siempre fue malévola entonces era fácil odiarla pero de verdad que me da miedo su cara, y eso que vi apenas los 15 últimos minutos de La Huérfana. No, gracias.
  • No sale el Alcalde, por lo tanto, no sale Madge; no hay naves que retiran los cuerpos de la Arena (no las vemos), no hay Avox, no dicen qué son las Mutaciones (a menos que me haya perdido esa parte, ahí fue cuando me distraje por el ruido infernal que había en el cine, uff). Eso es lo que no hay, porque hay cosas que salen pero súper resumidas. Pero salen.
  • Yo entiendo que Liam Cómosellame sea guapo y que las niñas quieran verlo en la película, pero inventaron un montón de tomas chiquititas para darle más pantalla y, por lo menos en mi sala, todos se reían cada vez que salía. MAAAAL. Eso es lo que llamo ‘tiro por la culata’. /Team Peeta.
  • No sé si queda claro para la audiencia que todo el Katniss/Peeta era de mentira pero de verdad. O sea, en pantalla se ve clarito que Peeta está enamorado hasta las patas, pero no me queda claro con Katniss. Mmmm. (El problema es que no conozco a nadie aún que haya visto la película pero no haya leído los libros. Maldición).

Hay dos cambios que no sé cómo van a manejar (supongo que sí, tendremos que esperar a la próxima película) y por eso me llamaron la atención:

  1. No hay mención a que Peeta ahora tiene una pierna de metal. No usa bastón en la última entrevista con Caesar, nada. No he releído el segundo libro en un tiempo así que no recuerdo bien si es así HIPER importante, pero lo anoté y quería comentarlo.
  2. En el tren de regreso al Distrito 12, no hay pelea entre Katniss y Peeta y eso si que no me gustó. Me encanta leer esa escena (el amooooors y la traición!), me fascina que el libro termine con Katniss confundida a más no poder, porque eso la hace volver donde Gale y que cambie su relación con Peeta. Me hubiese gustado que esa escena no cambiara porque como que la dejaron abierta a un triángulo amoroso ashí y me da lata.
Para terminar, quiero decir dos cosas, sobre los protagonistas:
Nunca me gustó Jennifer Lawrence para hacer de Katniss. Cuando la eligieron, busqué sus películas para ver cómo actuaba y no me gustó. De verdad no pensé que iba a poder darle vida a Katniss y yo enojada porque quiero tanto los libros. Pero me sorprendió. Lo hizo muy bien y le debo una disculpa. Cuando la vea, le cuento cómo me cargaba y que yo quería que Katniss fuera Haylee Steinfeld.
Josh Hutcherson (Peeta). Permítanme un momento para fangirlear. He visto casi todas las películas que ha hecho Josh Hutcherson. Me encantó en Little Manhattan, me gustó en The Bridge to Terabitha (manera de llorar con esa película), hasta en Zathura donde tiene como 10 años y sale rechonchito. Lo sigo. Me gusta como actúa. Y desde siempre fue mi elección para hacer de Peeta Mellark. Así que no tienen idea de lo que sentí cuando supe que de verdad iba a ser Peeta. Lo amé. Amé todo lo que eligió hacer con el personaje, creo que le dio en el clavo con el encanto y todo lo que significa ser Peeta. No puedo estar más orgullosa de haberlo elegido (aunque sea en el plano astral) y que no decepcionó. Salí como en una nube de felicidad.
Eso es. Uff.  Ah. Team Peeniss!