Actrices: Rebecca Hall

Siguiendo con esta idea de hablar un poco de mis actrices favoritas y aprovechando el impulso para presentarles actores que quizás no conocían, cierro los posts de este martes -rodeada de pañuelos desechables- con Rebecca Hall.

theguardian.co.uk

Rebecca Hall es una actriz inglesa, nuevecita de paquete. Hija de Sir Peter Hall (fundador de la Royal Shakespeare Company) y de una cantante de ópera, nació en 1982 y aunque ha hecho pocas cosas, cada año hay más estrenos con su nombre en el reparto.

La primera vez que la vi fue en Starter for Ten, como la muchacha inteligente, algo revolucionaria pero piola que se enamora de James McAvoy (¿quién no?) que hace de nerd bien nerd en esta película basada en los años 80. Entre la ropa horrenda de la época, Rebecca se viste de negro, sale preciosa (alta, pálida, pecosa y con voz algo profunda) y hace que me pegue a la pantalla esperando que el personaje de James despierte luego, abra los ojos y vea a la tremenda mina que tiene al frente pero en el friendzone.

De ahí empecé a buscar las series en las que había actuado y encontré poco. Rebecca empezó a actuar en cine en el 2006 y Starter for Ten fue su primera película. Pero como acá llegan las películas atrasadas, para cuando la vi ya habían otras cosas disponibles, entre ellas The Prestige, esa película sobre magos con Christian Bale y Hugh Jackman, donde Rebecca hace de la esposa incomprendida de Bale (¿quién no) y Wide Sargasso Sea, que me encanta así que merece párrafo aparte.

Wide Sargassao Sea está basada en la novela del mismo nombre que cuenta la historia de la primera mujer de Mr. Rochester, el de Jane Eyre. ¿Se acuerdan de la loca que mantiene encerrada en la casa, la del incendio? Esa es la primera esposa y esta película para la televisión muestra cuando Antoinette conoce al joven Rochester, en el Caribe, y de cómo terminan casándose y ella, volviéndose loca. Rebecca tiene el protagónico junto a Rafe Spall y me encanta. Es una película difícil de encontrar pero anda por ahí, así que si pueden, véanla. Además, interesante ver cómo los personajes clásicos llegan ahí. Me gustan esas historias.

Después de roles más chicos en Frost/Nixon (no la he visto así que no puedo comentarla), Dorian Grey (me rehúso a comentarla) y miniseries inglesas (Joe’s Palace, Einsten & Eddington), Rebecca consigue el protagónico femenino en esa maravilla británica que es la miniserie Red Riding: In the year of our Lord. La ví porque sale ella y me encantó ver más caras familiares (el nuevo Spiderman, por ejemplo, que es el protagonista). Es una serie difícil de ver, bien fuerte, que habla de los asesinatos en serie que azotaron Gran Bretaña entre 1974 y 1981 y los esfuerzos de un periodista novato por dar con el culpable.

regia

Lo último estrenado de Rebecca es The Awakening, sobre fantasmas (supongo) en la post guerra. La conseguí ayer y no la he visto aún porque me da susto. Pero seré fuerte y la veré el fin de semana con haaaaaarta luz de día y tiempo para olvidar lo que sea que me pueda dar miedo. Sólo he visto el póster y hasta ahora amo el abrigo y el pelo de Rebecca en él. Nunca dije que viera las películas por la trama.

Ah, entre medio Rebecca le tomó la mano a Woody Allen y con él hizo Vicky Cristina Barcelona, pero hace tantos años que no veo películas de Woody Allen (son todas iguales, a lo Scorsese) que tampoco la he visto. Mucho interés no tengo. *esquiva piedras*  También sale en The Town, dirigida por Ben Affleck. I know.

Igual, póngale ojo a Rebecca. Ha hecho pocas cosas pero tiene talento y le tengo buena porque me identifico con sus pecas. Si fuera a hacer la película de mi vida (zzzz), ella haría de yo, aunque sea harto (harto) más alta y regia.

Yo espero con unas ansias demoledoras Parade’s End, una miniserie que prepara HBO sobre un triángulo amoroso en la época entre guerras mundiales. Rebecca es la protagonista junto a Benedict Cumberbatch, que hace de su esposo (se supone). No hay mucha información pero esos cuatro datos (Hall, Cumberbatch, HBO, Guerra Mundial) ya me tienen en ascuas. Si me comiera las uñas, me las comería. Quiero verla YA y todavía no empiezan a filmarla. A veces odio este mundo tan conectado que me da noticias de cosas que no podré ver en años. Uff.

Actrices: Rachel Weisz

Rachel Weisz llegó a mi vida como a la vida de muchos de ustedes, imagino, en La Momia. Yo creo que ni ella imaginó jamás lo que esa película iba a hacer por su carrera, porque harto mala que es, aunque entretenida. La bibliotecaria más loca del mundo en una historia fantástica por donde se le mire. Me gustó altiro Rachel Weisz y quise ser bibliotecaria como ella (me duró re poco ese deseo igual).

Me gusta Rachel Weisz porque es talentosa. Ha tenido la sabiduría de matizar su carrera con películas dramáticas y comedias, con historias de época y cuentos contemporáneos, dándole vida a la jovencita de la película o a la mujer fuertona, sufriendo y riendo, pero siempre creíble.

Además, es minísima. Ya me quisiera yo ese cuerpazo. Consideren que Rachel tiene más de 40 años y se ve de quince menos, sin importar el Photoshop que le apliquen en L’Oreal cuando hacen las campañas para sus cremas. Rachel es hermosa igual, con o sin arrugas alrededor de los ojos. Esa es la parte que no entendieron en la firma de cosméticos.

Desde La Momia que sigo a Rachel Weisz y sí, he tenido que verla en bodríos, pero mirando la filmografía (y hoy sí tuve que hacer trampa y mirarla, para las otras entradas había escrito todo de memoria) no han sido tantas y he disfrutado casi todos sus films. Revisemos.

Rachel, antes de La Momia, hizo Swept by the Sea, esa película lacrimógena donde Vincent Pérez era un náufrago y se enamoraba de la chiquilla del pueblo y recuerdo que hubo como cuatro películas similares esa década. Mmm. Pero después viene The Land Girls y por Dios que amé esa película. Es sobre cómo las mujeres que se quedaron en casa (porque los hombres se fueron a la guerra) tienen que sobrevivir, las penurias que pasan y las amistades que forman. Salen hartos actores que me encantan y la película es muy, muy buena. Se las recomiendo.

Tras hacer papeles chicos en películas como About a Boy, más Momias, The Runaway Jury, se vienen dos películas en las que brilló con razón: The Constant Gardener y Constantine. Miren los títulos, recuerden las películas, no pueden ser más diferentes pero Rachel logra darle vida a dos mujeres que pasan por realidades absolutamente desiguales y ser creíble en ambas.

Confieso que me gusta más Constantine. Amo todo lo que esa película elige ser, hasta Keanu Reeves, a quien en este caso le sirve tener una sola expresión facial y dejar que los demás actores hagan la pega por él. Aquí Rachel hace de hermanas gemelas, una súper mística y otra que se niega a aceptar la existencia de los demonios y demases. Me encanta. Aparte que sale Tilda Swinton haciendo lo que mejor sabe hacer: confundirnos con su sexualidad, su actuación y su todo.

Quiero mencionar The Fountain, que mucha gente odió pero que a mi me hizo llorar a mares. La encontré preciosa, por primera vez y después de mucho me gustó Hugh Jackman; también me gustó la música, los efectos especiales, la idea de la historia y Rachel, claro.

En lo último que la vi fue en The Deep Blue Sea, de la que hablé hace un par de semanas. Si tuviese que elegir una de sus película basada en esa época, en todo caso, elegiría Enemy at the Gates porque pucha la película entretenida. Jude Law y Joseph Fiennes intentan localizar y aniquilar, claro, al tirador enemigo que les está haciendo pebre las tropas: Ed Harris. Rachel hace de una rusa que pelea para poder salvar a su familia y se involucra con el personaje de Law, pero eso es lo de menos; la película es tan rápida, está tan bien hecha que yo transpiro con los soldados, aunque estén en la nieve, de puro nervio porque OH MY GOD.

Ya. Les recomendé hartas películas de Rachel, así que cuando tengan tiempo, dénles una oportunidad. Hasta las antiguas, difíciles de conseguir. Son todas, todas buenas. Y Rachel, maravillosa en ellas. Me declaro su súperfan.