5 Conciertos de Ensueño

No soy muy de ir a conciertos pero culpo a que las bandas que me gustan (que son pocas) no vienen a Chile. sadface. Por eso cuando aparece una que me gusta un poco, corro a comprar la entrada porque es como LA oportunidad que tengo de escuchar música en vivo. Por lo mismo, hay gente a la que quiero ver en vivo, con toda la esperanza de mi corazón, y así nace este Top 5.

Seguir leyendo “5 Conciertos de Ensueño”

Viernes de Música: Sara Bareilles

Me gusta la música que pueda cantar. Me gusta la música que me provoque alguna reacción física. Me gusta la música que pueda cantar. Si sé que lo puse dos veces pero así de importante es ese factor para mí. Tras años escuchando a Tori Amos, encontré nueva musa cantística y su nombre es Sara Bareilles.

Sara Bareilles es de San Francisco y se hizo conocida en el mundo entero con Lovesong, donde pegajosamente le decía a un tipo no voy a escribirte una canción de amor porque la pediste, porque necesitas una; no voy a escribirte una canción de amor porque dices que así lo lograré; no voy a escribirte que te quedes; voy a necesitar una mejor razón para escibirte una canción de amor hoy.

Todos pensábamos que le cantaba a un potencial amor pero en realidad Sara le estaba cantando a los ejecutivos del sello discográfico, quienes le habían pedido que escribiera una balada azúcarada para lanzarla al circuito y a ella se le ocurrió hacer lo opuesto. Genia. Porque le resultó.

Esa canción es de 2009 y durante un viaje de trabajo tuve la oportunidad de sentarme tranquilamente a escuchar el disco Little Voice completo, una y otra vez. Me gustó pero no me mató. Lo escuché harto pero no en exclusiva.

Después lanzó su segundo disco, Kaleidoscope Heart. Los segundos discos siempre siembran dudas sobre los artistas, son la prueba de fuego tras el éxito inicial, pero a Sara le fue fantástico: vendió más, fue nominada al Grammy y hasta participó como jurado en un programa de talentos en Estados Unidos, dándole más pantalla y oportunidades de mostrar su trabajo como compositora y cantante.

Aquí es donde cambia la cosa para mí, porque antes del programa de concursos, Sara grabó un DVD en vivo en un viejo teatro en su natal San Francisco. Sara Bareilles Live at the Fillmore me rompió. Encontré parte de la actuación en youtube y los primeros acordes del piano ya me tenían rendida a sus pies. Sara no es igual en vivo. Es mejor.

Es raro que un artista suene igual en vivo y en el disco. Es rico sorprenderse cuando eso pasa y una decepción total cuando nos damos cuenta que la voz grabada tiene tantos arreglos que escuchar a un cantante en vivo es como ir a ver al doble, y a uno no muy bueno (Te estoy mirando a ti, Britney).

Cuando pasa lo contrario y ves que la música y la voz suenan igual o incluso mejor en vivo que en el disco, como que me viene el soponcio. Eso me pasó con el DVD. Volví a escuchar canciones que ya conocía, como Morningside, pero la versión en vivo es tan increíblemente mejor, tan cantable, tan maravillosamente ohmygod, que rápidamente se convirtió en mi canción favorita de ella y en una de mis top 5 de todos los tiempos. La escucho todos los santos días, la canto todos los días, me sale pésimo pero no me importa. AMO ESA CANCIÓN.

Me pasó lo mismo con casi todas, en realidad, porque me sorprendió Sara. Me sorprendió lo relajada que es, me gustó que tocara el piano sin zapatos o con zapatillas Converse (estaba acostumbrada a Tori y sus tacos bien altos), me gustó que tirara la talla con sus músicos y con la gente, que se riera y dijera garabatos y que se note que ama estar frente a miles de personas, tocando el piano y tocando sus canciones, y tiene tantas canciones lindas.

Hay hartas cantautoras dando vueltas por ahí, pero de todas, Sara Bareilles es la que más me gusta. La encuentro menos quejumbrosa, menos “odio a todos los hombres porque me engañaste”, menos mala onda en su trabajo y por eso me gusta y la escucho y la canto. Por top.

Les dejo dos videos de Gravity, porque es una preciosa balada de amors. Este es el video oficial…

Esta es la versión del DVD en el Fillmore.

Juzguen ustedes.